Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat da luz verde a la ampliación de la Nazaret-Oliva por Tavernes

La diputación realizará una mejora urgente antes de convertir el camino Real en una carretera

El camino Reial, en el tramo entre la playa de Tavernes y la de Xeraco. | XIMO FERRI

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha aprobado, de forma definitiva, el proyecto que permitirá que el tramo de la carretera Nazaret-Oliva que transcurre entre Tavernes y Xeraco, conocido como Camí Reial, se convierta en una carretera por la que pueden transitar vehículos sin las restricciones propias de una vía pecuaria. Se trata del ramo que va desde la rotonda de la CV-603 (carretera de acceso a la playa de Tavernes) hasta el término de Xeraco.

Este vial es un tramo de la carretera que une la costa valenciana desde València hasta la ciudad de Oliva y es, junto al que va desde Xeraco hasta Gandia, en uno de los dos que no tienen la fisionomía de carretera que, por ejemplo, sí que entre Cullera y Tavernes y en la playa de Gandia, donde, además, ahora se ha convertido en un bulevar.

Como ya publicó este periódico a finales del 2019 y después de décadas en la que los vehículos habían circulado por esta vía con normalidad, la Generalitat prohibió que se utilizara como se venía haciendo tradicionalmente, es decir, para unir las playas de la Safor, al margen de dar acceso a las tierras agrícolas de la zona.

La medida se tomó a tenor de un informe de la Guardia Civil que hablaba de los peligros que presentaba ese camino debido a su mala conservación. Los ayuntamientos, tanto de Tavernes como de Xeraco, se indignaron por la situación y exigieron a la Diputación de València que llevara a cabo un proyecto de mejora. Sin embargo, se dieron de bruces con la administración, ya que desde la entidad provincial advirtieron que, al tratarse de una vía pecuaria, la titularidad recae sobre la Conselleria de Agricultura.

Para desbloquear la situación y que el área de Carreteras del estamento provincial pudiera actuar había que delimitar qué espacios del vial son de uso pecuario y qué tramo es vía circulatoria.

Con la aprobación del deslinde, los márgenes del camino, que es donde se encuentran los campos de cultivo, se quedan como vía pecuaria, mientras que la calzada se central se libera para la circulación de vehículos.

Con este trámite, se desbloquea el vial y, por tanto, la Diputación de Valencia ya tiene vía verde para poder actuar y, por tanto, mejorar el firme para adecuarlo al tráfico de vehículos.

Tavernes lleva años peleando por una solución al problema que presenta este camino, que sobre todo en verano es muy utilizado para desplazarse por la costa.

El concejal de Urbanismo, Josep Llàcer, quien ha mantenido infinidad de reuniones con las distintas administraciones para desbloquear el asunto, explicaba a este periódico que la titularidad sigue siendo de la Generalitat, porque «al tratarse de una vía pecuaria es inalienable». Por ese motivo, el camino mantendrá el límite máximo de velocidad a 30 km/h.

Con este deslinde, el área de Carreteras tiene vía libre para actuar. La previsión es que ejecute un primer proyecto para llevar a cabo una adecuación urgente que incluye la mejora del asfaltado, la limpieza de la acequia y una actuación para evitar inundaciones. El objetivo a largo plazo es que adopte la fisionomía que tiene la carretera Nazaret-Oliva, imitando, por ejemplo, el tramo entre Tavernes y Cullera, donde no cabe duda que es una carretera con todas las de la ley.

Una decisión que provocó que se arrancaran las señales

La decisión de la Generalitat de prohibir el paso de vehículos de motor por el camino Real entre Tavernes y Xeraco no fue muy buen acogida por los ayuntamientos de ninguno de los dos municipios pero tampoco por los usuarios y las usuarias de esta vía. No en vano, las señales de prohibición solo duraron cuatro días. Alguien se tomó la justicia por su mano y a las pocas jornadas de que se instalarán, uno de los postes apareció arrancado y tirado al suelo. En concreto, como en su día publicaba Levante-EMV, desapareció la que se encontraba instalada junto a la rotonda de la CV-603, la que da acceso al camino Reial desde Tavernes y en dirección a Xeraco y Gandia. La medida indignó profundamente a los ayuntamientos de Tavernes y Xeraco, en tanto que se considera un vial importante para unir las playas. Tampoco se entiende que haya estado tantos años bloqueada por parte de la administración.

Compartir el artículo

stats