Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia da el último paso para vender el edificio de Correos a la Generalitat

La parte baja seguirá siendo municipal, pero tampoco aquí se conocen los usos asignados

El alcalde y su antecesora, junto a Joan Muñoz y Toni Durà, en la campaña electoral, cuando anunciaron el proyecto para el edificio de Correos. x. ferri

El Ayuntamiento de Gandia ha dado el último paso para poder vender el antiguo edificio de Correos, también conocido como el Palacio de Comunicaciones, situado en la céntrica plaza del Rei Jaume I. El comprador será la Generalitat Valenciana, como han anunciado responsables municipales y del Consell en reiteradas ocasiones.

El problema para sellar esa operación radicaba en que el edificio está catalogado como dotacional público para usos educativos y de servicios de la Administración, y en esas condiciones no puede haber venta, sino únicamente cesión. Como el consistorio quiere recaudar dinero en esta operación, lo que aprobó la semana pasada el Gobierno local en su habitual reunión de los lunes es convertir el edificio de Correos en un elemento patrimonial, y por lo tanto «vendible», lo que obliga a una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Ahora bien, la operación no resulta sencilla. En primer lugar, porque el ayuntamiento ha querido reservarse toda la planta baja, que se mantendrá como dotacional y, por lo tanto, de su propiedad. En ese espacio se planteó ampliar dependencias de la Biblioteca Central, el Arxiu Històric u otros usos educativos y culturales. Las tres plantas superiores y las dos pequeñas torres que coronan los dos extremos de la fachada sí que pasan a patrimonial y serán las que la Generalitat le comprará al ayuntamiento por una cantidad económica que aún no ha sido establecida pero que podría superar el millón de euros.

Además, para que se cumplan las leyes urbanísticas, el suelo dotacional que se pierde en el distrito del Centre Històric tiene que ser compensado, de manera que el ayuntamiento en el mismo paquete ha incluido dos solares privados que se reservarán para usos públicos. El primero se sitúa a espaldas de la capilla del Beato, frente al antiguo cine Colom, y el otro es el parque que hace esquina entre la calle de Sant Roc y Duc Carles de Borja. Eso significa que, en un futuro, el ayuntamiento tendrá que negociar con los propietarios para adquirir esas parcelas.

Un edificio para el derribo

La venta del antiguo edificio de Correos de Gandia ya sido tratada en numerosas ocasiones por parte del Ayuntamiento de Gandia y del Consell de la Generalitat, tanto durante el mandato de la anterior alcaldesa y ahora ministra, Diana Morant, como por su sucesor en el cargo, José Manuel Prieto.

Lo que la Generalitat quiere hacer en este emblemático espacio todavía es una incógnita, pero se sabe es que, además de pagar por el valor del inmueble, deberá tener en cuenta que lo que inmediatamente se tiene que acometer es el derribo de todo el interior porque, oculto tras esa fachada de los años cuarenta del siglo pasado, el resto de la construcción se encuentra en un estado de auténtica ruina. Hace años que los técnicos emitieron informes señalando que, sin ninguna duda, la mejor opción es demoler lo construido y levantar un nuevo edificio, si bien se tiene que respetar la fachada, que está protegida.

Desde que en el mes de noviembre de 2009 Correos cerró ese edificio al público y trasladó las oficinas centrales de Gandia a la nueva planta baja de la calle de Sant Rafael han sido muchos los proyectos que se han planteado en este lugar, incluyendo las dependencias de la Universitat de València y de la Universidad Católica de València, pero en estos doce años transcurridos irrumpió la larga crisis económica y, después, la sanitaria del covid, de manera que nadie se ha lanzado a invertir los varios millones de euros que requiere una actuación de esa envergadura.

Compartir el artículo

stats