Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las consecuencias de la guerra obligan a cambiar el millonario plan de inversiones de Gandia

Servicios Sociales dispondrá de 250.000 euros adicionales

Concejales de Gandia y ciudadanos ucranianos, en la reciente concentración contra la invasión rusa. àlex oltra

La crisis sanitaria del coronavirus trastocó todas las economías del planeta, también las de los ayuntamientos, y ahora, con la guerra provocada por la invasión rusa de Ucrania, se acaba de originar una segunda situación delicada a la que el Ayuntamiento de Gandia ya ha decidido hacer frente. Así, y según anunciaron ayer el alcalde, el vicealcalde y el concejal de Economía y Hacienda, el Gobierno local ha decidido modificar el millonario plan de inversiones que acordaron hace apenas quince días para reservar dinero a dos aspectos.

Por una parte, a la previsible situación de emergencia social derivada, entre otros aspectos, del incremento de los precios de la energía y de las materias primas, y, en segundo, para inyectar dinero en la reactivación de los sectores económicos que ya se ven o se verán afectados por esta crisis.

José Manuel Prieto, Josep Alandete y Salvador Gregori relataron ayer que, de la bolsa de remanente positivo de tesorería (el «ahorro» del ayuntamiento), que alcanzó los 21,3 millones de euros en 2021, se había previsto destinar 15 millones en numerosos proyectos, pero esa cifra ha quedado reducida ahora en 2,3 millones para destinarlos a la atención de las consecuencias de la guerra generada por Putin.

De esos 2,3 millones algo más de dos se inyectarán en los sectores económicos mediante ayudas directas. No se sabe todavía el detalle de las mismas porque, como expresaron ayer los tres responsables municipales, se intentará que sean complementarias a otras líneas que abrirán tanto el Gobierno de España como el Consell de la Generalitat. Además, en el caso de Gandia la próxima semana está previsto convocar a los representantes de agentes sociales y económicos para que también aporten ideas y participen en el diseño. Así, entre todos, actuar allí donde mejor pueda destinarse el dinero para impulsar o, al menos, mantener la actividad económica que quede más afectada.

Lo que sí se sabe es que 420.000 euros de ese paquete se van a inyectar en un nuevo programa de «Xec Consum», aquella novedosa y exitosa iniciativa que permitió mover casi tres millones de euros en el comercio urbano de Gandia. A falta de que incorpore algunos retoques, la fórmula, dijo el alcalde Prieto, va a ser muy similar, es decir, subvencionar al 50% compras a los ciudadanos de Gandia y tiendas de esta ciudad hasta un máximo de cien euros.

Otros cien mil euros se destinarán a impulsar la digitalización y modernización del comercio local, aspecto que el ayuntamiento considera que es fundamental para competir en los nuevos tiempos, y para poner en marcha el «Gandia Market Place», esa plataforma anunciada hace casi dos años que permitirá a los comercios operar en internet como las grandes empresas distribuidoras que, lentamente, se van comiendo el mercado gracias a las ventas online y a las facilidades que se dan a los compradores en la búsqueda, pago y entrega de los productos.

Finalmente, 250.000 euros irán directamente a Servicios Sociales para atender a familias y personas vulnerables que ya sufren la subida de precios, especialmente en el ámbito de la energía.

Concretar los proyectos

Los restantes 12,7 millones de euros, que sumarían los 15 que se toman del ahorro municipal del año pasado, sí se van a invertir en diversos proyectos, algunos de ellos anunciados y otros todavía pendientes de debate en el seno del Gobierno local. La concreción se dará a conocer en breve, porque está previsto que la próxima semana se apruebe en el pleno corporativo.

Completando los 21,3 millones del total disponible, el Gobierno local ha decidido reservar otros seis millones para posibles eventualidades, dado el contexto internacional existente y la incertidumbre de una guerra que, como dijo varias veces el alcalde, se libra «en el corazón de Europa». De prolongarse en el tiempo, todos prevén que sus consecuencias sean cada día peores.

Compartir el artículo

stats