Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un paquistaní intenta que le atiendan en el hospital con la tarjeta de un amigo

La Policía Nacional detuvo al joven de 30 años tras saltar la alarma de que estaba usurpando otra identidad

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gandia a un hombre de 30 años como presunto autor de un delito de usurpación de estado civil por acudir al hospital con la tarjeta sanitaria de un amigo para que le atendieran.

Los hechos sucedieron sobre las 14.30 de este domingo, cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigieran a un centro médico donde el personal sanitario tenía problemas para la identificación de un paciente.

Una vez en el lugar los agentes averiguaron que, al parecer, uno de los pacientes que habría acudido a odontología acuciado de un fuerte dolor de muelas no era quien decía ser según la tarjeta sanitaria que presentaba, ya que la persona que le atendía se había percatado de que la radiografía bucal que le habrían realizado no concordaba con la que aparecía en el historial médico asociado a dicha tarjeta.

Además, el titular de la tarjeta tenía numerosos trámites realizados desde hacía más de cinco años, mientras que el varón que allí se encontraba no hablaba nada de español y tenía que ser traducido por un compatriota.

Un favor que es un error

Todo apunta a que se trata de un «favor» de un amigo que le dejó la tarjeta sanitaria para que pudiese ser atendido, ante el temor de que, al carecer de ese documento, fuera rechazado en el hospital y se viese abocado a tener que pagar por un dentista en una consulta privada.

Ante tales hechos, los agentes interpelaron al amigo que le acompañaba y que se encargaba de hacer de traductor, averiguando que esa mañana, cuando ambos se encontraban en su domicilio, a su amigo le había dado un fuerte dolor de muelas y otro amigo suyo le habría dejado su tarjeta sanitaria para que acudiera al médico ya que desconocían si le atenderían solo con el pasaporte paquistaní.

Finalmente, tras corroborar los hechos con el sospechoso, los agentes detuvieron al hombre, de nacionalidad pakistaní, como presunto autor de un delito de usurpación de estado civil. El detenido, sin antecedentes policiales y en situación irregular, tras ser oído en declaración ha quedado en libertad, no sin antes ser advertido de la obligación legal de comparecer ante la autoridad judicial cuando sea requerido para ello.

Compartir el artículo

stats