Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«El dinero era lo de menos, solo quería reparación»

El afectado asegura que la entidad bancaria no ha recurrido la sentencia, por lo que ya es firme

José Publio Mesías Bravo no ha tenido un camino fácil hasta lograr que la justicia, por fin, le diera la razón en un asunto con el que fue víctima de una estafa y le acabó costando la salud. A lo largo de estos diez años que ha durado el proceso ha cambiado hasta en tres ocasiones de abogado, todos ellos de oficio al no tener recursos.

Además de verse envuelto en esta situación judicial, por el camino también ha sufrido situaciones muy complicadas en su vida, algo que, narraba ayer a Levante-EMV, ha hecho que incluso el asunto judicial contra el banco haya dejado de ser lo peor que le ha pasado.

Pese a que la sentencia de la Audiencia Provincial obliga a la entidad bancaria a pagarle 10.000 euros, el afectado asegura que «es lo de menos, yo solo quería que se hiciera justicia, la reparación de mi imagen y mi nombre», narraba ayer este periódico. El hombre asegura que «yo ya me sentí reparado en la primera sentencia porque le inculpaba por completo.

Aún recuerda las ocasiones que tuvo que ir a la oficina bancaria para tratar de solucionar el problema y también el trato que recibió por parte de algunos de los trabajadores. El principal argumento de la defensa de la entidad durante el juicio fue, en todo momento, que la culpa era del propio afectado por darle sus datos a una persona desconocida.

En la sentencia de la Audiencia Provincial, en cambio, se afea esta actitud, al recordar que se trataba de alguien en situación vulnerable que estaba buscando un empleo y se agarró a la posibilidad que le ofrecieron.

Mesías Bravo explica que, aunque la sentencia no era firme, la entidad parece que ha decidido no recurrirla y, por tanto, a partir de ahora van a pedir la ejecución de la misma, lo que pondría punto y final a un litigio que le ha tenido una década preocupado.

El afectado, como reflexión final, asegura que «al menos, he tenido salud suficiente para poder llegar a este punto después de tanto tiempo de lucha».

Compartir el artículo

stats