Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia estalla contra Costas por ocultar que va a sacar arena de la playa en pleno verano

Costas ni siquiera comunicó el plan de actuación

Gandia estalla contra Costas por ocultar que va a sacar arena de la playa en pleno verano

El Gobierno local de Gandia ha exigido por escrito a la Demarcación de Costas de València que paralice las obras de extracción de arena que se han iniciado en la playa de l’Auir para depositarla en la de Tavernes de la Valldigna. Y lo ha hecho porque considera que no puede tolerar que ese constante trasiego de maquinaria pesada y camiones transportando la arena esté funcionando hasta el 26 de julio, en pleno verano y en una de las playas más concurridas de la Comunitat Valenciana.Hasta ahí todo parece de lo más lógico, incluso que un municipio gobernado por el PSOE no se arrugue para plantarse ante otra Administración del mismo signo político, en este caso el Ministerio para la Transición Ecológica, del que depende Costas.

Lo que resulta sorprendente es, por un lado, que Costas no haya previsto la enorme repercusión económica, en negativo, que Gandia sufriría de desarrollar su plan. Por otra, que los responsables de ese organismo no solo no comunicaran sus intenciones, sino que las trataran de ocultar a un ayuntamiento que, como es absolutamente obvio, estaba pendiente de esos trabajos y de su evolución.

«A esta ciudad no la chulea nadie», dijo ayer, visiblemente enfadado, el alcalde, José Manuel Prieto, al explicar que Costas incumplió su promesa y se ha saltado el plan de extracción de arena que acordó con el consistorio. Y, todavía peor, que las autoridades locales se enteraron «por conversaciones informales» de ese incumplimiento. Cuando pidieron explicaciones, entonces les llegó la información verdadera. En mayo la extracción se haría en la playa Nord, la más turística, como así ha ocurrido, pero en junio y julio se pasaría a la de l’Auir, una zona que, casualidades de la vida, acaba de recibir por primera vez en su historia la Bandera Azul.

Sorprendidos, engañados, perplejos, chuleados e incluso estafados fueron los calificativos que ayer pronunciaron tanto el alcalde como los concejales de Turismo y Playas, Vicent Mascarell, y de Medio Ambiente, Alícia Izquierdo. Todos ellos explicaron que la Junta de Gobierno que se había celebrado a primera hora de la mañana había decidido, por unanimidad, enviar un contundente requerimiento a Costas para que cese, modifique o paralice la extracción de arena iniciada en l’Auir. Si eso no ocurre, porque al fin y al cabo Costas trabaja en un espacio que es de su jurisdicción, entonces el ayuntamiento acudirá a los tribunales para solicitar un paralización cautelar argumentando los enormes perjuicios que eso supondría para un sector económico tan importante como el turístico. «No sé si la extracción de arena de Costas es legal, pero sí sé que es injusta», dijo el concejal Mascarell, quien acusó a ese organismo de una «falta de empatía» y de una «insensibilidad plagada de torpezas» hacia el turismo de esta ciudad. En otro reproche a Costas, el Gobierno local confesó que ni siquiera ha sido informado de la cantidad de arena que se va a extraer.

Gandia estalla contra Costas por ocultar que va a sacar arena de la playa en pleno verano

La idea que todos trataban de transmitir era que Gandia no podía tolerar ese tránsito de camiones y máquinas recogiendo arena en esta época del año, y en eso no está solo el Gobierno local, formado por PSPV-PSOE y Compromís Més Gandia Unida, sino también el Partido Popular, que solo unos minutos después de la comparecencia de Prieto, Mascarell e Izquierdo sacaba un comunicado respaldando cuantas acciones se estimen oportunas para plantar cara a las intenciones de Costas.

A preguntas de este periódico sobre si temen el enfado del Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna, adonde se envía la arena extraída en Gandia, los representantes del Gobierno local indicaron que esta ciudad quiere ser solidaria y que asume que puede y debe contribuir a la regeneración de la playa vallera, pero que ese trabajo no se puede realizar en un momento de máxima afluencia de visitantes a ese espacio.

Además, el alcalde Prieto se preguntó cuántas veces se han repetido estos trasvases de arena, de resultados más que cuestionables, sin que Costas acometa, como le exigen los ayuntamientos más afectados, entre ellos el de Tavernes, una «solución estructural» que garantice la estabilización de la línea de mar.

En la imagen superior, de mediodía de ayer, las huellas de la maquinaria pesada que está sacando arena en la playa de l’Auir, en Gandia, donde, obviamente, está vetado el acceso. Debajo, un camión, a la misma hora de ayer, vertiendo el material en la playa de Tavernes de la Valldigna.

Compartir el artículo

stats