Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Costas negocia con Gandia un plan para no extraer arena de la playa en pleno verano

La grave regresión del litoral atropella a la administración

Maquinaria pesada retirando enormes cantidades de arena de la playa de l’Auir, en Gandia, en una imagen de este mismo lunes. | MIGUEL PÉREZ

La Demarcación de Costas de València, organismo del Ministerio para la Transición Ecológica, ha reaccionado al tremendo enfado del Ayuntamiento de Gandia, expresado este lunes por el alcalde de la ciudad, José Manuel Prieto, al conocer que los trabajos de extracción de arena en la playa de l’Auir para llevarla a la de Tavernes de la Valldigna se va a prolongar hasta el 26 de julio, metidos en pleno verano y en una zona de alta afluencia de turistas.

Varias personas consultadas por este periódico confirmaron ayer que las palabras del alcalde, secundado en su comparecencia por los concejales de Turismo y Medio Ambiente, Vicent Mascarell y Alícia Izquierdo, han derivado en la convocatoria de una reunión que tendrá lugar en la mañana del jueves. Costas y ayuntamiento tratarán entonces de consensuar una actuación que, por una parte, permita llevar arena a la playa de Tavernes pero, por otra, que se haga de forma rápida para no perjudicar a una actividad turística que, en Gandia, ya está plenamente en marcha.

El conflicto, que arrancó de boca del alcalde de Gandia la expresión «a esta ciudad no la chulea nadie», se debe, en parte, a los problemas de Costas para encontrar el número suficiente de grandes camiones para realizar el traslado masivo de arena. Este hecho ralentiza la operación.

A ello se suma la coincidencia de que el gravísimo arrastre de arena en la playa de Tavernes, que casi deja en el aire los cimientos de varios edificios, se produjo en los últimos días de marzo, apenas sin margen de tiempo para que Costas planteara con serenidad el trasvase de arena.

Aun así, sorprende que en Gandia, que denunció ocultismo, e incluso engaño por parte de Costas, estas obras se vayan a dilatar hasta el 26 de julio, como revelaron el lunes Prieto, Mascarell e Izquierdo, mientras que en la playa de Xeraco, donde los trabajos de extracción comenzarán el próximo lunes, se hagan en solo dos semanas y, además, en esta localidad sí se ha consensuado con las autoridades locales un plan para que causen el menor perjuicio a la población y al turismo. Entre los acuerdos, el establecimiento de una ruta para los camiones a través de vías pecuarias que evitan el casco urbano.

Con la vía de diálogo abierta entre la Demarcación de Costas y el Ayuntamiento de Gandia, ambas instituciones tratarán de encarrilar el conflicto y llegar a un consenso que, al menos, evite las acciones judiciales que José Manuel Prieto también anunció si no se paralizaban las obras.

Estudios en marcha

Este enfrentamiento también ha revelado la enorme preocupación que ya está generando en todas las administraciones la constante e imparable regresión de algunas playas, entre ellas la de Tavernes de la Valldigna, y lo difícil que resulta poner solución, especialmente cuando ocurren encima de la temporada turística porque afectan a un sector económico potente en muchos municipios, entre los que están los tres afectados: Tavernes, Xeraco y Gandia.

El Ministerio para la Transición Ecológica tiene encargados estudios a empresas especializadas para que determinen las actuaciones que se tienen que realizar a corto, medio y largo plazo para evitar que el mar siga comiéndose un espacio tan sensible y tan importante desde el punto de vista ambiental y económico.

Compartir el artículo

stats