Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mortalidad alcanzó su nivel máximo en la Safor el primer año de la pandemia

Durante ese ejercicio se registró un exceso de 200 muertes respecto a las habituales

Dos operarios de funeraria trasladan a un fallecido, en una imagen de archivo. | FRANCISCO CALABUIG

Además de las consecuencias sanitarias, económicas y sociales, la pandemia del coronavirus será recordada por su importante impacto demográfico, especialmente durante el año 2020 y la primera mitad del 2021, provocado por el gran número de fallecimientos que causó, directa e indirectamente, ya fueran registrados o no, con la covid como motivo o no.

En la comarca de la Safor esta situación se traduce en que durante el ejercicio 2020, el primero de la pandemia, que arrancó en el mes de marzo, se registró la tasa de mortalidad más alta en, al menos, una década.

Así lo refleja el estudio de indicadores demográficos que ofrece el Institut Valencià d’Estadística (IVE), cuyo último dato se remonta a ese ejercicio.

La tasa de mortalidad refleja la proporción de fallecimientos que se producen en un territorio, en este caso la comarca de la Safor, respecto a su población. Es, por tanto, el porcentaje de personas que fallecieron en un año respecto a las que se encuentran registradas o empadronadas en esa zona.

En el caso de la Safor, ese índice ascendió hasta el 10,47%, que es la cifra más alta desde, al menos, el año 2010, ejercicio en el que, por cierto, se registró la más baja de la década con un 8,15%. Ese dato refleja el exceso de fallecimientos que se produjo durante el primer año de la pandemia del coronavirus.

Como ya publicó en su día este periódico, la comarca finalizó ese ejercicio con 200 fallecimientos más de los usuales. Muchos de ellos estuvieron relacionados directamente con la covid y los contagios. Sin embargo, la cifra también esconde aquellas que, o bien no se detectaron como tal o se produjeron por patologías que se agravaron debido al temor a acudir al médico que había entonces.

La tasa de mortalidad del 2020 creció en un 0,86%, que también supone el incremento más alto de la serie analizada por el departamento de estadística de la Generalitat. De hecho, desde 2017 se había mantenido en torno al 10 y en 2019 había registrado un ligero descenso al situarse en el 9,61%. Fue, por tanto, la pandemia, la que provocó ese importante aumento en el número de fallecimientos y la tasa de mortalidad.

Otro aspecto que refleja la estadística es cómo afectó esta situación de forma diferentes a hombres y a mujeres. En el caso de ellas, la tasa de mortalidad se disparó hasta el 11,04%, lo que supuso un incremento del 0,77% respecto al ejercicio anterior, mientras que en el caso de los hombres se incrementó en casi un punto, al pasar del 8,95% hasta el 9,92%.

Durante el año 2020 fallecieron en los municipios de la comarca de la Safor un total de 1.819 personas. Fueron 215 más que el ejercicio anterior, cuando hubo 1.604. Hay que tener en cuenta que a 31 de enero, según las estadísticas oficiales, habían fallecido en el ámbito del departamento de Gandia un total de 71 personas por covid, lo que supone, por tanto, un desequilibrio de 144 fallecidos.

El aumento de la tasa de mortalidad durante el primer año de la pandemia también se tradujo en un descenso de la esperanza de vida en la comarca de la Safor.

Los indicadores demográficos del Institut Valencià d’Estadística (IVE) reflejan como, en el caso de los hombres, en el ejercicio 2019 la esperanza de vida en el momento del nacimiento se situaba en los 79,13 años, mientras que al año siguiente descendía hasta los 78,68. Es menos de un año pero viene a reflejar el impacto que la enfermedad provocada por el coronavirus tuvo especialmente en las personas más mayores. Cabe tener en cuenta que entre 2017 y 2018 se había producido un incremento de la esperanza de vida, lo mismo que entre 2018 y 2019 ocurría lo mismo, por lo que el primer ejercicio de la pandemia frenó esa subida.

En el caso de las mujeres, la fotografía es prácticamente idéntica y en el año 2020 la esperanza de vida se situó en los 84,91 años, mientras que el año anterior se situaba en los 85,75, según los datos que refleja el portal estadístico de la Generalitat.

Como en el caso de los hombres, los dos ejercicios anteriores se habían reflejado sendas subidas. De hecho, la de 2019 era la mayor cifra desde el año 2010, una tendencia que solo la pandemia ha logrado cortar, rebajándola de forma importante.

Así pues, no cabe duda de la huella que la pandemia del coronavirus ha dejado a nivel demográfico, como también se refleja en el caso de la comarca de la Safor. Son cuestiones que se suman a las consecuencias que ha tenido para la economía y también a nivel social, cuestiones que, en todo caso, ya se están recuperando.

La esperanza de vida también se resiente

Según las cifras del 2020, los hombres viven hasta los 78,68 años y las mujeres hasta los 84,91

T.Á.C. Gandia

Compartir el artículo

stats