Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

1.000 € de multa en Villalonga por dejar trastos fuera del contenedor

El ayuntamiento publica una foto con colchones, cartones, cajas de plástico o aparatos electrónicos

Trastos tirados junto a los contenedores de Villalonga. | LEVANTE-EMV

Actuar ante el incivismo y hacerlo de forma contundente. Eso es lo se ha propuesto el Ayuntamiento de Villalonga. A través del perfil oficial del consistorio ha informado de la imposición de multas de hasta 1.000 euros a vecinos de la localidad por depositar trastos junto a los contenedores de basura.

En la imagen se ven todo tipo de enseres, entre los que hay colchones, ropa, cuadros, cajas de plástico, cartones y aparatos electrónicos entre otros. Para mayor sonrojo, todos estos elementos aparecen apoyados en los propios contenedores en los que algunos de estos trastos podrían haber ido perfectamente (el colchón, por ejemplo, debería trasladarse a un punto limpio), como si se tratara de una especie de desafío. Con solo el gesto depositarlo en el interior de los mismos habría sido suficiente.

El mensaje publicado por el consistorio remarca que «el ayuntamiento ha dedicado muchos esfuerzos a retirar los trastos que la gente incívica ha depositado en las zonas de contenedores» y anuncia, a modo de aviso para quien tenga la tentación de repetirlo, que se han impuesto sanciones por valor de 1.000 euros.

Desde el ayuntamiento recuerdan que existe un servicio de recogida de trastos, además del Punt Net.

«Todos queremos un pueblo limpio y en condiciones, de este modo apelamos a la responsabilidad para mejorar nuestra localidad», señalan desde el perfil oficial del Facebook del Ayuntamiento de Villalonga.

Y en el mismo escrito recuerdan, además, que «Villalonga más limpia es una responsabilidad de todas y todos».

El problema del incivismo se repite a lo largo y ancho de toda la comarca de la Safor. Es habitual ver imágenes como la que publica estos días Villalonga. Hace unas semanas, por ejemplo, en Tavernes de la Valldigna aparecía destrozada la reconocida Font de la Bola, además de varios elementos del Parc dels Vents. Unos días después, una mesa de piedra de la zona de merendero del Clot de la Font aparecía en el fondo de la fuente y, poco después, amanecían destrozadas unas mesas y sillas de la zona de picnic de Sant Llorenç.

En Gandia, el vandalismo se ha cebado siempre con SaforBici y en Simat el ayuntamiento decidió no reparar los desperfectos causados por actos vandálicos.

Compartir el artículo

stats