Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Verde, amarillo y rojo para tres proyectos del Gobierno en Oliva

El senador de Compromís, Carles Mulet, aplaude junto a la alcaldesa Balaguer las obras del Enlace Sur, exige acabar el plan contra inundaciones y reivindica como necesario el Tren de la Costa

El senador Mulet y la alcaldesa Balaguer, con otras personas, en las obras del Enlace Sur de Oliva y, a la derecha, en uno de los canales del plan contra inundaciones. | LEVANTE-EMV

Con los colores de un semáforo se podrían relacionar perfectamente tres de los más importantes proyectos que el Gobierno de España tiene con la ciudad de Oliva. El verde sería para el Enlace Sur entre la AP-7, la carretera de Pego y la N-332, con obras muy avanzadas y con previsión de que acabe a finales de año o principios de 2023. El amarillo sería para el proyecto contra inundaciones de la Rambla de la Gallinera, que ha quedado inconcluso «por cuestiones técnicas», según el Ministerio para la Transición Ecológica. Y el rojo se adjudicaría, obviamente, para el ferrocarril. Nada se sabe de esa histórica reivindicación que, al menos, debería conectar Oliva, y también Dénia, con la estación de Gandia y, así, unir estas ciudades a València.

Verde, amarillo y rojo para tres proyectos del Gobierno en Oliva

El verde, amarillo y rojo quedaron bien patentes en la visita que el senador de Compromís Carles Mulet realizó este viernes a Oliva. Él ha sido una de las voces más machaconas en Madrid para exigir al Gobierno el cumplimiento de sus compromisos con esta ciudad, y por eso quiso conocer de primera mano la situación.

Acompañado por la alcaldesa de la ciudad, Yolanda Balaguer, y de otros concejales de su grupo, Mulet estuvo en las obras del Enlace Sur, en el inacabado plan contra inundaciones y en el lugar por donde debería discurrir la vía férrea.

Al término del recorrido, la alcaldesa olivense recordó que en el Enlace Sur, con cerca de 24 millones de euros de presupuesto, es la mayor inversión en curso del Gobierno del Estado en esta comarca y que «responde a una reivindicación histórica de la ciudad y de sus vecinos y vecinas».

Balaguer indicó que esta infraestructura, junto con la rotonda del acceso norte a la ciudad y la gratuidad del AP-7 «ofrecen, al fin, la solución tan esperada para conseguir una verdadera ronda de circunvalación y evitar así el tráfico de turismos y vehículos pesados por el casco urbano de Oliva». Según explicó la alcaldesa de Oliva, el Enlace Sur supone también una mejora para la economía de la ciudad puesto que ofrece una conexión directa entre los polígonos industriales y la autopista, «situando a la ciudad como un punto logístico clave de la zona». «Ya son muchas las empresas que se han instalado en Oliva y otras visitan la ciudad mostrando su interés por las facilidades y condiciones que presenta la zona industrial, que también ha experimentado cambios de mejora gracias a las inversiones que ha hecho el Ayuntamiento de Oliva en los últimos años».

Las únicas comarcas sin tren

En ese punto, Balaguer se centró en el inacabado plan contra inundaciones de la rambla de la Gallinera, que en parte coincide en el espacio con el Enlace Sur, y reivindicó que se arbitren los procesos necesarios para que esta actuación quede completada, dado que solo así realmente se vería sensiblemente reducido el riesgo de inundaciones en el casco urbano de Oliva, tanto en la ciudad como en la playa y en los polígonos industriales del sur.

Entre otras actuaciones, en este proyecto lo que falta es la presa de laminación, que se proyectó en el linde los términos de Oliva y l’Atzúbia, que la alcaldesa considera necesaria porque uno de los escenarios del cambio climático apunta a que se pueden producir frecuentemente lluvias con efectos potencialmente catastróficos.

En esta visita, el senador Carles Mulet se felicitó por la marcha de los trabajos en el Enlace Sur y reivindicó la finalización del plan de la rambla de la Gallinera, pero se centró, en sus críticas, a la necesidad de incluir el proyecto del Tren de la Costa en la agenda del Gobierno español.

«Oliva es un ejemplo de cómo las inversiones del Estado en materia de movilidad, infraestructuras y transporte mejoran notablemente la calidad de los servicios de las ciudades y municipios», dijo Mulet, y por eso reivindicó «una red ferroviaria de calidad que vertebre nuestro país». «El Tren de la Costa también debe ser una realidad porque a día de hoy, la Marina Alta y la Safor son las únicas comarcas de toda Europa sin este medio de transporte», concluyó Mulet.

Compartir el artículo

stats