Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tasa de basura toca techo con Rafelcofer rozando los 100 euros y una subida de 22 € en Ròtova

Benirredrà y l’Alqueria son los otros dos municipios donde más crece la gestión de residuos este año, mientras que Guardamar se sitúa como la que menos paga

Una isla de contenedores en la parte trasera del Ayuntmaiento de Gandia. | LEVANTE-EMV

Casi todo los municipios de la Safor que forman parte del Consorcio de Residios V5 (COR), donde está englobadas cinco comarcas (la Safor, Costera, Vall d’Albaida, Canal de Navarrés y Valle de Ayora) han visto como este año, de nuevo, ha aumentado su recibo de gestión de residuos, situándose, de nuevo, en su nivel más alto desde que se puso en marcha. Es lo que popularmente se conoce como la «tasa de reciclaje», y es la que se paga por el transporte, valorización y eliminación de todo aquello que se desecha tanto en las viviendas como en las empresas.

Solo los vecinos y vecinas de Xeraco han pagado menos por este servicio que el año 2021. La bajada en esta localidad, además, es considerable, ya que ha supuesto 26,2 euros menos, al pasar de los 97,95 a los 71,79. Esa reducción, sin duda, habrá aliviado a todos y todas las que lo han tenido que abonar, en tanto que el ejercicio pasado esta localidad fue la que más pagó por de toda la comarca de la Safor.

Aunque esta cuestión no habrá influido aún en esta bajada, Xeraco es, junto a la Font d’en Carròs, uno de los dos municipios de la Safor que ya ha puesto en marcha la recogida selectiva de residuos orgánicos mediante la instalación del quinto contenedor aplicando su Plan Local de Residuos, un documento que todos los municipios están obligados a disponer.

En el lado contrario a Xeraco se sitúa, por su parte, Ròtova. Esta localidad ha experimentado un incremento de más de 22 euros, al pasar de 63,43 a los 85,76 que se han pagado en el presente ejercicio (el recibo ya ha sido girado).

Otra localidad que también ha experimentado una importante subida es Benirredrà, cuyos vecinos han pagado 19,2 euros más que en 2021, lo que significa que de 62,54 euros del anterior periodo, se han abonado este 2022 un total de 81,75. Mientras que l’Alqueria de la Comtessa también ha registrado un aumento de dos cifras, con más de 12 euros.

Rafelcofer, aunque apenas ha subido 4 euros, tiene el dudoso honor de ser la localidad con la tasa más alta de toda la comarca, al llegar a los 96,05 euros, mientras que Villalonga es la segunda con 91,44, con un incremento de 3,9 respecto al año pasado.

En cambio, Guardamar de la Safor repite como el municipio con la tasa más baja, con 52,47 euros. Eso sí, con un incremento de 3,5 euros respecto a lo que pagaron el año pasado (48,95).

El municipio donde menos ha subido la tasa es Palmera, con apenas 70 céntimos, mientras que otras localidades como Beniarjó, con 1 euros más (aunque en esta localidad han pagado casi 89 euros), o la Font d’en Carròs, con 1,3, se quedan prácticamente como están. En el resto de poblaciones, como se aprecia en la tabla que acompaña esta información, oscilan entre los 2 y los 4,4 euros.

Uno de los aspectos que más llaman la atención es la gran diferencia que existe entre lo que pagan unos municipios y otros. Entre el que tiene la menor tasa, Guardamar de la Safor, y el que presenta la mayor cifra, Rafelfocer, existe una diferencia de más de 43 euros.

Los datos oficiales publicados recientemente por el COR V5 reflejan cómo en los últimos seis años la tasa no ha dejado de subir en la gran mayoría de las localidades. De hecho, al echar un vistazo rápido se aprecia, por ejemplo, que en 2016 algunas localidades pagaron casi la mitad de lo que han abonado en este ejercicio. La media de los recibos giraba en torno a los 50 euros, mientras que actualmente está prácticamente en los 78.

El recibo de recogida, a parte

Los costes de la gestión se reparten entre las 93 localidades que integran la entidad tras una serie de cálculos en virtud de los residuos que generan —cuanto más se recicla menos se paga— y de las unidades fiscales de cada una de ellas. Pero, además, a este recibo hay que sumarle el que se paga a cada ayuntamiento por el servicio de recogida. Se trata de una cantidad que fija la ordenanza fiscal de cada consistorio y que fija la tasa en base al coste que tiene el servicio. Este concepto se paga aparte a la administración local.

Cabe recordar que Tavernes, Simat, Benifairó y Barx pertencen al Consorci Ribera-Valldigna. Los cuatro, según los datos del 2021, se sitúan entre los que menos tasa pagan de la Safor, ya que en su caso oscila entre los 51, por debajo de lo que abona Guardamar de la Safor que es el que menos paga del COR, y los 57 de Barx.

Compartir el artículo

stats