Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El TSJ alerta del colapso en el juzgado Penal por la falta de un magistrado desde 2020

La única jueza que hay actualmente tramita todos los asuntos de dos oficinas

La sede de los juzgados de Gandia, iubicada en la calle Benicanena. | LEVANTE-EMV

Gandia y todos los municipios que forman el partido judicial, entre los que se encuentran 28 de la Safor (la Valldigna depende de Sueca) ven con esperanza, y cada vez más cerca, la apertura del Palacio de Justicia. Este edificio, que se está construyendo en estos momentos en el distrito de Santa Anna, se prevé que esté acabado en septiembre de 2023.

A partir de ahí es seguro que el problema de espacio quedará resuelto y también las carencias en infraestructuras. Habrá que ver si a su vez sirve para que se ponga fin a las carencias de funcionamiento de la institución.

De momento, los y las profesionales siguen en la sede de la calle Benicanena y la última memoria anual del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), que recoge la actividad del año 2021, señala algunas cuestiones que tienen que mejorar, y mucho.

La más grave es, sin duda, la del juzgado de lo Penal. El escrito apunta que desde el 30 de junio del 2020, hace más de dos años, solo hay una magistrada titualar en este departamento a pesar de que están en funcionamiento dos juzgados. Esto provoca que la profesional «está asumiendo una carga de trabajo excesiva e inasumible», según detalla el texto. Esta labor incluye señalamientos, ejecutorias y tramitación de asuntos que le deriva la oficina judicial.

La memoria señala que la propia magistrada titular del juzgado de lo Penal de Gandia ya ha alertado de esta situación en varias ocasiones.

Entre los problemas que está generando esta falta de un o una titular está la gran cantidad de sentencias ejecutorias pendientes que se llegan a acumular en ciertos momentos. Este tipo de resoluciones son las que dan cumplimiento a los pronunciamientos judiciales recogidos en una sentencia firme.

Según los datos que aparecen en el propio estudio, hasta octubre del año pasado había 2.044 peticiones de ejecución pendientes de resolver.

Un problema «estructural»

En ese sentido, el documento advierte que en el juzgado de lo penal de Gandia se registran anualmente «más de 1.000 ejecutorias». Por ese motivo, se detiene a analizar la problemática real que afecta a este estamento y va más allá al apuntar que se trata de una cuestión «estructural», que se ha agravado desde que en junio del 2020 se retiró el refuerzo que llevaba implantado desde el 2010.

Fue durante esa década cuando empezaron superar el millar de procedimientos registrados. Ese ingente volumen de asuntos provocó que, pese al refuerzo, no se lograra rebajar la tasa de asuntos pendientes de resolver, por lo que la situación sin un segundo magistrado se ha vuelto aún más insostenible para este juzgado.

La memoria estima que esa situación «previsiblemente se mantendrá en el tiempo», por lo que el TSJCV reclama un magistrado de apoyo que se dedique a resolver ejecutorias.

En ese sentido señala que la alta pendencia no se debe a la falta de tramitación, sino al elevado número de procedimientos que ingresan en cada ejercicio en esa sede. En esa línea, el trabajo apunta que el juzgado de lo penal de Gandia es el órgano judicial con un mayor número de ejecutorias registradas de toda la Comunitat Valenciana y también el que más resuelve.

Compartir el artículo

stats