Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bolardos que cuidan el medio ambiente

La empresa Flagsa fabrica estos elementos con plástico reutilizado

Bolardos elaborados con plástico recilado ubicados frente a la Casa de la Marquesa. | ÀLEX OLTRA

Son parte del mobiliario urbano y, aunque suelen pasar desapercibidos, hay que tener cuidado con ellos tanto si se circula por la calle andando como si se hace en vehículo. Sirven para balizar, separar la zona de tránsito de coches de la de viandantes o, simplemente, para vetar el paso a una zona peatonal. Son, en definitiva, un elemento clave para regular la movilidad en la vía pública.

Pero, además, en el caso de la ciudad de Gandia, también son elementos que ayudan a evitar que toneladas de plástico acabe contaminando los mares. Desde el año 2015, todos los bolardos que ha instalado el consistorio en diferentes puntos de la ciudad están elaborados con plástico reciclado.

La empresa que está detrás de esta innovación es Flagsa, que es la fabricante de estos elementos, que instala, a su vez, la UTE Totevsa. En la ciudad de Gandia, desde el año 2015 se han implantado postes que han permitido reciclar más de 102 toneladas de plástico procedente de residuos urbanos, que son los que se recogen en los contenedores instalados en la vía pública.

Flagsa, ubicada en la provincia de Toledo, es especialista en venta y fabricación de materiales de arquitectura urbana mediante el aprovechamiento de materiales en desuso para crear nuevos elementos, según explica la propia mercantil a través de su página web.

Además de contribuir al cuidado del medio ambiente, estos elementos urbanos cuentan con un diseño de calidad, que permite su durabilidad y no desentona con el entorno de la ciudad de Gandia.

Estos elementos suponen una muestra de la salida que se le puede dar una salida muy útil al plástico doméstico que se deposita en el contenedor amarillo.

Se pueden encontrar elementos de este tipo por toda la ciudad: Centre Històric, frente a la Casa de la Cultura Marqués González de Quirós, en la playa, etc.

Así, los vecinos y las vecinas de Gandia que conviven con estos elementos diariamente pueden empezar a verlos de otra forma al conocer que, gracias a ellos, se han reutilizado más de 100.000 kilos de plástico que, de no haberse depositado en los contenedores habría podido acabar, por ejemplo, en el mar o ríos, contaminando tanto la fauna como las floras acuáticas.

Desde el consistorio gandiense se muestran satisfechos con el hecho de que la ciudad cuente con estos elementos que, además, pueden ayudar a promocionar el reciclaje y que sea visto como una práctica útil por parte del vecindario.

Compartir el artículo

stats