El Ayuntamiento de Oliva, consciente de la importancia que ejerce la educación en el crecimiento personal y profesional de las personas, pero también de la sociedad, ha aumentado la partida presupuestaria en este ámbito, alcanzando el medio millón de euros este año.

Una cifra que mantiene una holgada distancia respecto a los cerca de 325.000 euros destinados en la pasada legislatura por el anterior equipo municipal. 

Esta inyección económica ha permitido, como explica Ana Morell, concejala de Educación del Ayuntamiento de Oliva, «actuar en todos los centros educativos de la localidad».

Desde cambios de pavimentos hasta ampliación de aulas, durante la época estival se han acometido múltiples obras para mejorar las instalaciones de los centros de enseñanza.

Remodelación del patio de la 'escoleta' El Caragol. A. Oliva

Ejemplo de ello es el CEIP Alfadalí, que presentaba «muchas deficiencias», como admite Morell. Así, se han construido dos nuevas clases, una casa de conserjería y un cuarto de baño infantil exterior, del mismo modo que se ha reformado la cocina y el patio del centro, que ahora incorpora pérgolas y nuevo arbolado.

También se han realizado obras de mejora en las fachadas de todos los centros educativos públicos de Oliva

En el caso de las escuelas infantiles,  este verano han concluido las obras de remodelación de la escoleta El Caragol, que comienza el nuevo curso con nuevos espacios de sombra y césped artificial.

En La Taronja, siguiendo esta línea, se ha pintado el edificio y, como detalla la concejala, «ya hemos iniciado la licitación para la construcción de una cocina propia». 

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 55.000 euros, servirá para «favorecer la nutrición de los niños y niñas, así como para promover el comercio de proximidad», incide Ana Morell. 

Mejora en los centros escolares de Oliva durante este verano. A. Oliva

Inclusión como valor

Otras de las grandes iniciativas municipales en materia educativa que se implementarán este curso son «Escoles solars» y el convenio colaborativo con la Universitat de València (UV). 

La primera de ellas, con un presupuesto de 400.000 euros, tiene como objetivo la instalación de placas de energía fotovoltaica en todos los centros educativos de Oliva para su autoabastecimiento.

«Los excedentes de energía se derivarán a otros edificios públicos para reducir la facturación», explica la edil. Además, en el marco de este mismo plan también destaca la incorporación de la robótica educativa.

Respecto al proyecto de colaboración con la UV, este tiene como objeto la «diagnosis de la situación de la adolescencia en nuestra ciudad. Queremos detectar debilidades para poder ayudar a solventarlas, entender la exaltación adolescente trasladada a problemas de conducta en el aula y abandono escolar», enfatiza la concejala de Educación.

Ana Morell y Mavi Mestre durante la firma del convenio de colaboración con la UV. A. Oliva

Ya se han definido los objetivos de trabajo de forma conjunta entre el Ayuntamiento de Oliva y la Facultad de Psicología de la institución universitaria y, en este proceso, serán consultados múltiples actores: alumnado, padres, AMPA, personal docente, orientadores, etc.

«Queremos enseñar a padres y docentes a tratar con estos jóvenes, pues la adolescencia es una etapa crítica», resalta.

En base a este precepto, desde el consistorio también se financian acciones que combaten el absentismo escolar al fomentar la motivación, como también ofertan de forma totalmente gratuita actividades extraescolares como el taller de vela —se presentó el pasado curso y contó con la participación de 210 menores de diferentes etapas educativas— o el de radio. 

Con la inclusión y dignificación como valuarte, el Ayuntamiento de Oliva, desde la Concejalía de Educación, también ha impulsado un reconocimiento al sector educativo de la localidad.

Desde renombrar la plaza de la Avenida de València para dedicársela a la rectora Mavi Mestre a la construcción de una escultura simbólica, la voluntad se hace patente. 

Obras de pavimentación en centros educativos de Oliva. A. Oliva

La talla, que representa la espiral de la vida, «refleja cómo la educación nos acompaña a lo largo de los años», expone Morell. Está conformada por más de 500 manos, las de los niños y niñas de Oliva, así como la de sus personas mayores.

Toda una sociedad que representa la identidad de esta localidad de la Safor. Además, la edil insiste en el reconocimiento y gratitud a los equipos directivos de todos los centros educativos del municipio, tanto públicos como privados, así como a las AMPA.

Su trabajo, reitera, «ayuda a cohesionar y hacer más eficiente la educación, que para este Gobierno sí es importante».