La Casa de la Marquesa de Gandia será siempre un edificio de uso social fundamentalmente dedicado a la cultura, pero la propiedad del inmueble, y del singular jardín situado en la parte trasera, corresponde a la Fundació Bancaixa y por eso es necesario firmar periódicamente convenios de cesión al Ayuntamiento de Gandia.

Eso mismo ocurrió la tarde del pasado miércoles, cuando el alcalde, José Manuel Prieto, y el presidente de la Fundació Bancaixa, Rafael Alcón, firmaron el documento de cesión por un periodo de otros cuatro años. El acuerdo señala que ese gesto se destina a la realización de actividades culturales y sociales en la ciudad.

Con la renovación de dicho convenio se da continuidad a las acciones culturales y sociales municipales, así como a la actividad organizada por la Fundación en la Casa de la Marquesa con exposiciones de producción propia, entre ellas dedicadas a Pablo Picasso, Manolo Valdés o Joaquín Sorolla, que han pasado por las salas desde que se inaugurara el edificio para actividades culturales, en mayo de 2000.

La firma tuvo lugar minutos antes de la presentación del libro La Casa de la Marquesa: 20 anys amb les portes obertes, coordinado por Lluís Romero, que recoge la historia del edificio, así como un resumen de las principales actividades que se han realizado durante los 20 años de existencia de la Casa de Cultura con textos, fotografías y documentos históricos alusivos al edificio y a los propietarios. Un millón y medio de personas han pasado por este contenedor cultural en estas dos últimas décadas.

Lluís Romero, en su intervención Àlex Oltra

El acto de presentación se convirtió, también, en un homenaje a todos los concejales de Cultura que ha tenido el ayuntamiento desde la inauguración del edificio. Allí estuvieron Toni Durà, Joan Francesc Peris, Vicent Mascarell, Liduvina Gil, Vicent Gregori, Jaume Borràs, y la viuda de Marcel·lí Giner, Carmen Patiño, que recibió el libro en su nombre. No pudieron acudir otros tres concejales que también dirigieron la política cultural, José Manuel Orengo, Àngels Moreno y Joan Muñoz.

El actual delegado municipal de Cultura, Nahuel González, alabó el libro publicado, del que dijo que es una obra «impecable» que recoge desde los problemas que hubo para la apertura de la Casa de la Marquesa, hace 20 años, a las principales personalidades que la han visitado o expuesto en sus salas.

La Casa de la Marquesa pasó a ser un edificio público y cultural de Gandia gracias a la sintonía que existía entre la entonces alcaldesa, Pepa Frau, y quien era presidente de la Fundació Bancaixa y exalcalde de València, Ricard Pérez Casado. Aquel acuerdo incluyó una inversión económica de cerca de 400 millones de las antiguas pesetas (2,4 millones de euros) para la rehabilitación integral del edificio, que estaba casi en estado de ruina. De hecho, fue enteramente derribado, salvo la fachada y reconstruido con muchas modificaciones respecto al original.