Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia cuenta con 5.000 viviendas vacías pese a tener uno de los alquileres más altos de la Comunitat Valenciana

La mayoría de estos pisos acabaron en manos de las entidades bancarias tras el desahucio de sus propietarios

Un edificio de la Sareb tapiado, en Gandia Levante-EMV

Encontrar un piso para alquilar en la ciudad de Gandia es toda una odisea. La demanda es muy superior a la oferta y en el momento en que hay disponible una vivienda con suerte dura unos pocos días sin ser arrendada. Así lo sufren aquellas personas que están buscando una vivienda y lo confirman las inmobiliarias que operan en la ciudad. Esta cuestión, sumada a la proliferación, los últimos años, del alquiler vacacional, ha disparado los precios hasta situar a la capital de la comarca de la Safor como una de las ciudades de España con el alquiler más caro. No en vano, a su vez, también es la que mayor rentabilidad ofrece a aquellas personas que se deciden a invertir en pisos para alquilar.

Pese a ello, y a que hay muchas familias, también, que no pueden disponer de una vivienda digna y precisan de ayuda de la administración y de entidades sociales, en la ciudad existen alrededor de 5.000 viviendas vacías, según los últimos datos de los que dispone la Conselleria de Vivienda de la Generalitat.

En esta cifra no se incluyen, lógicamente, las segundas residencias, que son aquellas que se utilizan especialmente durante los meses de verano o en periodos vacacionales. Se trata, en su mayoría, de pisos y casas que, o bien no se vendieron en su momento cuando se construyeron durante el "boom" inmobiliario o que han quedado en manos de las entidades bancarias después del desahucio de sus propietarios por no hacer frente a la hipoteca.

Alquiler social

Entidades como la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca (PAH) llevan años denunciando la existencia de una gran cantidad de viviendas que se encuentran cerradas y sin uso, mientras que hay personas que no encuentran un alquiler al que puedan hacer frente con los escasos recursos de los que disponen. También en los últimos años algunas administraciones como la propia Generalitat han hecho hincapié en esta cuestión y reclaman a las entidades propietarias que los pongan a disposición de personas vulnerables, jóvenes u otros colectivos a precios razonables, que se alejen de la actual situación que presenta el mercado del alquiler a unos precios más sociales.

En ocasiones, algunas de estas viviendas vacías están incluso tapiadas para evitar saqueos u ocupaciones, lo que hace aún más llamativo el hecho de que mientras hay familias que no encuentran una casa, otras tienen ladrillos o bloques de hormigón en sus ventanas y puertas.

Gandia, a día de hoy, ya sufre, en materia de vivienda, los mismos problemas que las grandes ciudades españolas. En Madrid, Barcelona o València alquilar es prácticamente misión imposible, en este caso no por la falta de oferta sino porque los precios son completamente prohibitivos. La situación es aún más grave en el centro de las ciudades y, si como es el caso, existe playa y encima es una de las más buscadas de España, se complica bastante más.

Compartir el artículo

stats