Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El concejal de Oliva que cobra dos sueldos tendrá que renunciar a uno de ellos

El pleno municipal, con la abstención del PSOE, rechaza reducir la dedicación exclusiva que percibe ahora a un 70%, lo que hace incompatible lo que percibe como celador

El concejal de Oliva, Miquel Doménech Levante-EMV

Miquel Doménech, el concejal de Agricultura y Servicios Públicos de Oliva, de Compromís, que, como desveló Levante-EMV hace unos días, cobra dos sueldos públicos, uno como edil con dedicación exclusiva y otro como celador del hospital La Pedrera de Dénia, tendrá que renunciar a uno de ellos. 

Así lo decidió el pleno municipal, celebrado la noche de ayer. Durante la sesión, por una parte, se aprobó la compatibilidad de ambos cargos siempre y cuando Doménech renuncie a la dedicación completa y pase a trabajar en en régimen parcial en la administración. 

Sin embargo, a renglón seguido, el concejal pidió también a la corporación que le permitiera ese cambio para reducir la dedicación de su cargo al 70%, ya que en Oliva no se contempla otro tipo de liberación a tiempo parcial. Pero esta propuesta no salió adelante por el voto en contra de la oposición (Projecte Oliva, PP y Ciudadanos) y la abstención del PSOE, socio de Compromís en el Gobierno local y que argumentaba que el departamento que dirige Doménech necesita una dedicación plena para mejorar la limpieza de calles. Los nacionalistas, como es lógico, votaron a favor, algo que no fue suficiente para avalar el cambio.

Eso significa que Doménech está obligado a renunciar a uno de los dos sueldos que percibe en las dos administraciones públicas, la Conselleria de Sanidad y el ayuntamiento. Otra cuestión es que pueda seguir como concejal del gobierno sin sueldo mientras también trabaja como celador, percibiendo únicamente dietas por la asistencia a los plenos, algo para lo que no hay ningún tipo de impedimento.

En todo caso, el propio edil ha señalado a este periódico que no ha tomado una decisión respecto a lo que hará y que "cuando la tenga la alcaldesa será la primera en saberlo". No ha descartado su dimisión como concejal, señalando que es algo que "tengo que pensar".

El informe jurídico del secretario apunta que el concejal tiene diez días para renunciar a uno de los dos sueldos, los cuales lleva percibiendo desde el pasado mes de junio. En palabras a este periódico, Doménech achacó el cobro doble al desconocimiento de que no podía hacerlo.

Disculpas públicas de Doménech

Durante el pleno Miquel Doménech también tomó la palabra. El afectado pidió perdón públicamente y dijo que había estado "mal asesorado" por personas que le habían dicho que ambos trabajos eran compatibles y que no había actuado de mala fe. La oposición en cambio no le creyó y le pidieron que dejara el acta de concejal "por el bien de la institución pública".

Miguel Monzonís, del PSOE, señaló que la labor que realizaba Miquel Doménech en el departamento de obras y servicios es "mejorable" y justificaban su abstención en que que consideran que hace falta una dedicación plena al mismo y no parcial como pedía el edil de Compromís.

Tanto Projecte Oliva como Partido Popular y Ciudadanos consideraron que es un departamento que necesita cambios para que haya una mayor dedicación al mismo “porque la ciudad está muy sucia, hay que estar detrás de los trabajadores y comprobar todo lo que hacen porque hoy mismo han provocado el caos en la zona del Passeig de Gabriel Miró cortando todo el tráfico por tan solo pintar tres pasos de peatones”.

Compartir el artículo

stats