El acto de celebración del día de los Ángeles Custodios, patrón de la Policía Nacional acabó con una romántica escena. Tras el acto oficial, cuando se disponían a acudir al vino de honor, una joven se acercó a su pareja, agente de la comisaría de Gandia y que estaba ataviado con el traje de gala tras el acto institucional del cuerpo para pedirle matrimonio.

Lo hizo en un punto tan emblemático en la ciudad como es la escalinata del patio de armas del Palau Ducal y, además, ante un grupo de compañeros del cuerpo que fueron testigos directos de la petición. de la joven enamorada no se lo pensó dos veces y le pidió matrimonio.

 El afortunado policía, Javier Álvarez, se quedó perplejo sin saber qué estaba pasando. La novia no se quedó atrás y, emocionada, apunto de soltar lágrima, se dirigía a su pareja diciéndole que le quería "por lo que es, por lo que representa, por lo que somos día a día", para soltarle entre suspiros "¿Te quieres casar conmigo?"

Momento de la pedida Levante-EMV

Es de suponer que contestó que sí porque los compañeros, ante tal cúmulo de emoción, no se habían percatado de si había aceptado o no. Por eso, al preguntarse qué ha dicho lanzaron al aire sus gorras de Policía, momento en el que la joven sacó el anillo de compromiso y, tras tener que ayudarle a quitarse los guantes de gala, se lo impuso en el dedo anular. Tras ello, todos juntos se fueron a celebrar un Día del Patrón que nunca olvidarán.