Benifairó de la Valldigna está de enhorabuena. Mejor dicho su histórica fortaleza, el castillo de Marinyén, más conocido popularmente como de "la Reina Mora", aquel desde el que, según una leyenda nunca probada, su moradora saltó al precipicio con su bebé en brazos cuando se vio asediada por las tropas cristianas. En apenas una semana, se ha sabido que va a recibir una inversión de 350.000 euros para llevar a cabo actuaciones que eviten su total desaparición.

Se trata de la aportación económica más alta jamás destinada a este elemento histórico, que está protegido como Bien de Interés Cultural (BIC). Por eso el sentimiento del alcalde, Josep Antoni Alberola es de satisfacción total, en tanto que a lo largo de las dos legislaturas que lleva al frente del consistorio no ha parado de reclamar ayudas para un edificio cuyo estado de conservación es bastante delicado. Con este dinero se podrán ejecutar actuaciones de consolidación y restauración y la realización de catas arqueológicas para seguir indagando en la historia de un edificio al que en la Valldigna se le tiene mucha estima.

Del total del dinero que recibirá, una parte, 200.000 euros, se incluirán en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) gracia a la propuesta realizada por ERC en la negociación para aprobar las cuentas del Gobierno. Por ese motivo, la senadora republicana, Elisenda Pérez, visitaba este martes la localidad para reunirse con el edil de ERPV en el consistorio, Josep Lluís Alberola, y junto a la secretaria general de ERPV, Maria Pérez y el vicesecretario general de organización. Domènec Garcia.

La representante de la formación en el Senado aseguraba que "el castillo de la Reina Mora es fundamental para tener presente la historia de la Valldigna". Pérez recordaba que está "en estado ruinoso" y aseguró que es "un orgullo contribuir a su recuperación". Pur su parte, Alberola destacaba que es "fundamental" la partida de 200.000 euros para "iniciar el proyecto de restauración". Además, indicaba que Essquerra Republicana siempre hemos tenido claro que había que luchar para obtener recursos".

El resto de la inversión llegará de parte de la Generalitat a través de las subvenciones destinadas a promover la protección del patrimonio, que se ha conocido este miércoles y que, en el caso concreto de la fortaleza de la Valldigna asciende a 150.000 euros.

Lo que está claro es que las actuaciones permitirán que desaparezca el peligro de que los muros más inestables se acaben viniendo abajo, llevándose por delante una parte importante de la historia de la Valldigna que gobernaron los musulmanes.

Esta fortaleza se encuentra en estos momentos en la lista roja del Patrimonio en peligro de desaparición que elabora la entidad Hispania Nostra que asegura que se encuentra "en mal estado de conservación y completamente abandonado".

El alcalde, Josep Antoni Alberola, pese a todo, asegura que los 350.000 euros suponen "el 50% de todo lo que necesita el castillo", pero que, en todo caso "es un 50% muy bienvenido". Las actuaciones que se lleven a cabo se basarán en el Pla Director. Precisamente, hace menos de dos meses el ayuntamiento recibía el documento que han elaborado expertos de la Universitat Politècnica de València con una subvención de 25.000 euros de la Diputación de Valencia. Ese plan actualiza al que se elaboró en su día, hace más de dos décadas, con nueva legislación y sobre todo una gran cantidad de aspectos técnicos.