El vicepresidente del Consell y conseller de Vivienda, Héctor Illueca, ha comunicado a la alcaldesa de Oliva, Yolanda Balaguer, la aprobación de un proyecto de regeneración urbana que esta ciudad venía persiguiendo desde hace tiempo. Ese plan, que será financiado en parte por los fondos Next Generation de la Unión Europea, va a permitir la inversión de 4,7 millones de euros en el llamado Eixample de la ciudad, al este de la travesía de la carretera. El consistorio, la Generalitat y el Gobierno de España también entran en la financiación.

La actuación, que se ejecutaría hasta el año 2026, contempla no solo la mejora de espacios públicos, que se centrarán en la calle Comtessa Maians, sino que puede beneficiar nada menos que a 359 viviendas que tienen más de 50 años para ejecutar obras de rehabilitación, accesibilidad o eficiencia energética.

El ámbito de actuación de este programa abarca el espacio comprendido entre las calles Joanot Martorell, Ausiàs March, Alcalde Francisco Llorca, Botànic Cavanilles, Bisbe Juan Osta, Mestre Chapí, Santíssim, Vicente Parra, Pintor Sorolla, Juan Antonio Maians, Comtessa Maians, Ramon Soler i Soler, Mercat, Joan Pellicer i Bataller, Sant Carles, Teatre, Cervantes, Puríssima y Sant Lluís.

Los estudios técnicos avalan que este espacio urbano, que se desarrolló entre los años 50 y 60 del siglo pasado, se clasifica como «vulnerable».

El conseller Illueca y la alcaldesa Balaguer, entre otras personas, en la zona donde se va a actuar. Levante-EMV

La alcaldesa Balaguer ha señalado a este periódico que a Oliva se le ha concedido íntegramente el proyecto Pla de Barris, de manera que el municipio recibirá de estos de los fondos europeos 3,7 millones de euros, lo que se traducirá en una inversión total de más de 4,7 millones de euros con la aportación de 400.000 euros del ayuntamiento.

Balaguer relata que las obras de rehabilitación en el interior de las viviendas estarán subvencionadas en un 87% de media, y añade, a modo de ejemplo, que una aportación de 1.400 euros por familia se puede traducir en una actuación por el valor de 11.000 euros en actuaciones destinadas a la conservación, mejora de la accesibilidad y eficiencia energética. 

En cuanto a la actuación pública, el proyecto valorado en 400.000 euros contempla la reurbanización de la calle Comtessa Maians. El nuevo diseño, añade la primera autoridad local, buscará la sostenibilidad ecológica y social, alineándose a los objetivos establecidos por los Fondos Next Generation. «Se prevén actuaciones para hacer más amable y acogedora la zona de ámbito público mediante la incorporación de espacios urbanos de calidad a lo largo del vial y su adecuación a los nuevos estándares de accesibilidad», señala Yolanda Balaguer, que expresa su satisfacción por haber logrado un proyecto en el que ha trabajado el departamento de Gestión Urbanística que dirige la concejala Ioana Sintimbrean.

En la ayuda se incluye un apartado de 287.000 euros para la apertura de una oficina técnica que gestionará los proyectos que los vecinos quieran financiar.

«Las actuaciones previstas y presentadas responden a una necesidad y a una reivindicación del barrio y esta subvención posibilita la rehabilitación de las viviendas antiguas de la zona del Eixample para revertir el deterioro y también para mejorar la calidad urbana», concluye Yolanda Balaguer.