La comarca de la Safor registró durante el pasado mes de noviembre la mejor cifra del paro desde el 2008. Hay que remontarse 14 años atrás para encontrar una cifra más baja de personas inscritas en las listas de desempleo. En concreto, las últimas estadísticas que ofrece Labora, el portal de empleo de la Generalitat, recoge un total de 11.476 parados. Es la primera vez en más de una década que se rebaja el umbral de los 12.000 parados.

Ni siquiera en el ejercicio previo de la pandemia, cuando el mercado laboral ya había consolidado sobradamente su recuperación tras la crisis anterior hubo una cifra tan baja de parados. En noviembre de ese año se registraron 12.996 y el mes siguiente, diciembre, el que habitualmente suele ser el que registra el menor dato del año se acercaba al nivel actual, con 12.621. En 2008 en ese mismo periodo hubo 10.315.

Las cifras, de hecho, superaron prácticamente todos los registros que giran en torno al desempleo. No en vano, es el mejor noviembre en más de diez años y uno de los mejores meses también desde la crisis económica que estalló en 2007 con una reducción de 1.024 parados respecto a octubre, un 8,19%.

Esta situación se produce en un contexto incierto, en el que las empresas dicen estar acusando una coyuntura con la inflación disparada, el precio de la energía por las nubes y la guerra de Ucrania y, sin embargo, el mercado laboral presenta su mejor comportamiento en años, un rebote que empezó poco después de la desescalada de las medidas de la pandemia de la covid, que fue un golpe muy duro para el empleo.

Si se comparan las cifras con el año pasado, la Safor registra 2.258 parados menos, lo que supone una reducción del 16,44%.

Además, el paro baja en todos los principales municipios de la comarca. En la capital, Gandia, se ha registrado un descenso de casi medio millar de personas, lo que supone una reducción del 7,72%, mientras que en Oliva han dejado de estar en situación de desempleo un total de 128 personas (7,04%), en Tavernes también bajan de los 1.000 parados por primera vez en años, al pasar de 1.113 a 996, lo que supone la salida de 117 personas de los registros del Labora (-10,5%). En Xeraco se ha producido una bajada del 13,45%, mientras que en Bellreguard alcanza el 8,42%.

Como es habitual, el sector servicios es el que tira de las cifras, ya que en noviembre registró 937 parados menos, aunque también baja en agricultura, con un descenso de 30 desempleados, la industria (-28) e incluso la construcción (-16).

Cabe detener la atención, sin embargo, en los datos de contratación. Las cifras, en este caso, fueron en noviembre bastante peores que las del mismo periodo del año pasado. En concreto, se registraron 4.779 contratos, lo que supusieron 2.600 menos que el ejercicio anterio (-35,3%). Aunque pueda parecer contradictorio que un periodo con una cifra tan baja de contratos coincida con las buenas cifras del paro, el secretario general de UGT, Raül Roselló, explica que "el número de contrataciones no es síntoma automático de bajada el paro, ya que hay muchas variables". En ese sentido, señala que la explicación más lógica de este fenómeno está en la reforma laboral y la reducción de los contratos temporales. Esta medida "ha provocado que haya menos rotación y, por lo tanto, menos contratos". Es decir, las personas que ahora mismo se incorporan a una empresa lo hacen, cada vez más, por tiempo indefinido, por lo que ese trabajador o trabajadora ya no está en el mercado laboral y, por tanto, no suma más contratos.

En ese sentido, Roselló asegura que "nos preocuparía más si hubiera una bajada del número de cotizantes a la Seguridad Social". Todo lo contrario, respecto a esta cuestión, el dirigente sindical señala que "los datos de cotizantes siguen siendo buenos".

En ese sentido, desde UGT están convencidos de que esta situación es consecuencia directa de la reforma laboral