Júlia Andrada Alberola progresa adecuadamente en el deporte de la pilota valenciana. Es una jugadora natural de Tavernes de la Valldigna, de tan solo 16 años, pero ya se ha hecho un hueco entre la élite femenina del raspall.

Compagina la actividad deportiva con sus estudios de 1º de Bachillerato en el IES La Valldigna.

Empezó con 10 años en el CPVValldigna de la mano de Juanjo Sala. Con 13 años accedió al grupo de tecnificación femenina dirigido por el exprofesional Moro y pasó al CPV Xeraco, al que representa actualmente.

Juega de «mitgera» y siempre ha estado en el podio de los Jocs Esportius de la Comunitat Valenciana, aunque, curiosamente, nunca como campeona.

Ha participado en los ascensos de los equipos femeninos de Xeraco en el campeonato autonómico desde la 4ª categoría hasta la primera, en la que jugará en 2023. 

Destaca por su fuerza y su impecable raspada, si bien debe mejorar en el saque y los golpes por arriba. Es trabajadora y disciplinada y tiene margen de mejora.

Los entrenadores de la Federació de Pilota Valenciana han confiado en ella para jugar la Lliga Caixabank Profesional y, a falta de una partida de la primera fase, su equipo ya está clasificado para la en la final, que se jugará el sábado 17 en Alzira. 

Además, Júlia, que es su nombre deportivo, ha accedido al ranking de «mitgeras» profesionales de la Federació de Pilota después de eliminar a cinco rivales, algunas de ellas ya consagradas.

También está clasificada para la semifinal del Campionat Individual sub16 de Tecnificación Femenina, que se está jugando ahora durante el presente mes de diciembre.