Potries es uno de los municipios de la comarca de la Safor que mayor apuesta está realizando por las energías renovables. Como ya publicó hace unas semanas Levante-EMV, el ayuntamiento cuenta con un Plan Estratégico que ha trazado las líneas a seguir para que en un futuro a medio plazo todas las viviendas de la población se abastezcan de energía generada con placas fotovoltaicas.

De hecho, esta localidad es la primera que cuenta con una Comunidad Energética Local (CEL) de la que actualmente ya forman parte 80 socios, de los que una decena ya se están beneficiando de electricidad.

Es un comienzo para una estrategia municipal que busca que el 100% de las viviendas cuenten con energía verde en el año 2025, es decir, dentro de dos ejercicios.

Para ello, el consistorio cuenta con mapa de los edificios que podrían albergar las placas fotovoltaicas, con un estudio detallado de cuánta energía generaría cada una de esas cubiertas.

El proyecto estrella es el del pabellón poliderpotivo, donde se estima que se podrán instalar 320 placas. Solo esta instalación será capaz de generar 256.056 kilovatios-hora al año, 702 al día y se prevé que el sobrante, una vez abastecido el propio pabellón, puede llegar a 169 socios y socias de la CEL.

Además, el municipio cuenta con otros proyectos como la instalación de una cubierta en el aparcamiento en el recinto de la feria, que, además de para estacionar, dispondría de placas solares para generar energía y que esta también se incluyera en la CEL.

El consistorio espera que en 2024 el 50% de las viviendas de Potries ya reciban 3 kilovatios al día de energía limpia.

Aunque hace ya años que existe, no ha sido hasta ahora, cuando el precio de la electricidad ha sufrido una escalada desbocada, cuando las administraciones públicas se han dado cuenta de que si de algo puede presumir España es de disponer de un activo con un potencial increíble para generar energía limpia y barata como es el sol. Además, en eso, la Comunitat Valenciana está en primera posición.

Por ese motivo, el Ayuntamiento de Gandia anunciaba hace unos días que está preparando un mapa solar, que no es otra cosa que un catálogo de aquellas cubiertas de la ciudad, de edificios tanto públicos como privados, que pueden albergar paneles solares y, por tanto, generar energía.

Dentro de ese proyecto, los técnicos municipales están trabajando, de forma paralela, en un plan que no solo servirá para que la ciudad ahorre en costes de energía y medioambientales, sino que, además, permitirá atender las necesidades de aquellas familias más vulnerables.

Así, según ha podido saber este periódico, el consistorio está trabajando en la creación de una Comunidad Energética Local (CEL). Se trata de una especie de cooperativa que se dedicaría a gestionar la energía que se genere a través de las placas fotovoltaicas.

Estas se instalarían en edificios municipales y el plan es que estos puedan ser autosuficientes con la electricidad que generen. Eso generaría un ahorro en la factura de la luz al consistorio. Pero, además, el plan tiene también un componente social, ya que los excedentes que se generen se destinarán a suministrar electricidad a aquellas casas en las que habiten las familias más vulnerables.

El ayuntamiento estima que podría derivar el equivalente del 30% del consumo eléctrico de estas familias, lo que supondría, sin duda, un alivio económico para ellas que podrían destinar ese dinero a otros menesteres.

Este plan imita al que la Conselleria de Educación quiere poner en marcha en tres institutos de la comarca con idéntico objetivo, es decir, por una parte abastecer a los centros y, por otra, destinar los excedentes a cubrir la necesidad social.

En el caso de Gandia, el centro elegido es el Veles e Vents, ubicado en el Grau. La puesta en marcha de los dos proyectos, si finalmente acaban cristalizando, se complementaría y ello permitiría alcanzar a un mayor número de núcleos familiares vulnerables.

El Ayuntamiento de Gandia está ahora trabajando en este plan que se espera que se vaya concretando en los próximos meses.

Según ha podido saber este periódico, además, la Comunidad Energética Local (CEL) no estaría conformada solo por el ayuntamiento, sino que el deseo de la capital comarca es que también forme parte de ella la Mancomunitat de la Valldigna, algo para lo que se espera que se entablen una serie de conversaciones entre representantes de ambas administraciones también durante las próximas semanas o meses.

El objetivo de Potries: llegar al 100% de la población

T.Á.C. Gandia