Alejandro Mesa: «Si alguna afición se merecía disfrutar de esta final en su cancha es la de Gandia»

El entrrenador de Proimbeni UpB Gandia, Alejandro Mesa, reflexiona sobre la final de conferencia ante su ex equipo, Refitel Bàsquet Llíria,

Alejandro Mesa gesticula durante un partido de la Liga EBA en Gandia

Alejandro Mesa gesticula durante un partido de la Liga EBA en Gandia / UpB Gandia

Salva Talens Carbó

El entrenador de Proinbeni Units pel Bàsquet Gandia, Alejandro Mesa, reflexiona sobre la final de conferencia ante su ex equipo, Refitel Bàsquet Llíria al tiempo que valora la trayectoria del conjunto de la Safor hasta la fecha. En el banquillo gandiense, Mesa ha ganado dos veces la Lliga Valenciana, ha sido campeón de conferencia en la Liga EBA y acarició el ascenso a la LEBPlata.

¿Cómo han sido estos días desde que acabó la liga regular? 

En nuestro libro de ruta destacaban tres puntos: el primero, recuperar a los jugadores lesionados para que lleguen al momento más importante de la temporada en el mejor estado físico. El segundo, buscar mejorar aquellos aspectos puntuales a nivel táctico necesarios para ser un equipo más sólido. Y el tercero, mejorar nuestra fortaleza y control emocional que es básico para gestionar los momentos de mayor estrés de los partidos decisivos. Creo que el trabajo está siendo muy bueno y los jugadores están asimilando muy bien todo lo que proponemos los técnicos.

¿Qué valoración hace de su segunda temporada en Gandia?

Me alegra que me hagas esta pregunta en este momento porque muchas personas dirán que aún es pronto para valorar la temporada y que hay que esperar al final para poder hacerlo. No soy un entrenador que lo basa todo en el objetivo competitivo final y le doy mucha importancia al camino recorrido, por lo que puedo asegurar que la valoración es muy positiva. La sintonía en la plantilla es total y la unión del grupo ha hecho posible superar los peores momentos. Me quedo con la capacidad de sacrificio, esfuerzo, afán de superación y compromiso que hemos tenido todos en estos meses de trabajo. Creo, sinceramente, que conseguir que todos en la plantilla sientan un nivel alto de motivación es el mayor logro que se puede conseguir y los cimientos para luego poder competir por alcanzar los objetivos deportivos. Hemos ido paso a paso, sin quemar etapas y focalizando en lo que era más importante en cada momento y eso nos ha llevado a estar donde estamos. A partir de aquí, sé que competiremos al máximo la Fase Final y si luego conseguimos el ascenso de categoría, será otro motivo de alegría junto a todo lo anterior.

¿Cómo ha visto al Llíria desde la distancia?

Llíria ha cumplido lo que estaba previsto desde la pretemporada. Eran los principales favoritos al primer puesto del grupo E-A y en ese sentido no han defraudado, consiguiendo la clasificación a tres jornadas del final de la liga regular. Es un club que en los últimos dos años ha hecho un desembolso muy importante de dinero, aumentando significativamente el presupuesto respecto a temporadas anteriores con el objetivo claro de ascender a LEB Plata. La temporada pasada no pudieron conseguirlo por la gran competencia que hubo, pero ahora se han ganado ese derecho. Me alegro por algunas personas con las que compartí muchos momentos durante mis cuatro temporadas en el club.

¿Qué destaca del conjunto de Víctor Rubio?

Es un equipo con una línea exterior de jugadores muy experimentados en Liga EBA, determinantes por ellos solos y capaces de decantar un partido por el talento que tienen. Saben castigar mucho los errores del rival y tienen mucho peligro en las situaciones de P&R con jugadores como Pérez, Cerdán o Ródenas. Vamos a tener que estar muy concentrados y jugar a un nivel defensivo muy alto para complicarles las cosas, que no puedan jugar cómodos y forzar a que hagan tiros incómodos para bajar sus % de acierto, especialmente en pintura y desde la línea de 3 puntos.

¿Qué importancia le da al partido del sábado?

Es un partido muy motivante porque nos da la posibilidad de enfrentarnos al mejor equipo del grupo E-A, medirnos a un gran rival cuyo objetivo es subir a LEB Plata y por el hecho de poder revalidar el título de campeón de conferencia que conseguimos el año pasado. Todos esos condicionantes hacen que sea el cóctel idóneo para preparar la fase final. Es una oportunidad para demostrar la clase de equipo que somos e intentar ser mejores al final del encuentro, además de seguir dando pasos hacia delante en nuestro crecimiento individual y colectivo. 

¿Qué influencia puede tener el hecho de que la final se juegue en Gandia?

Para nosotros jugar en casa es un plus de motivación. Tenemos una de las mejores aficiones de la categoría que nos lleva en volandas en los momentos buenos y que siempre está apoyándonos en los momentos de dudas o cuando las cosas no nos salen como esperamos. Levantar la cabeza y ver al pabellón lleno animando al equipo nos da la energía que necesitamos. Si hay una afición que merecía disfrutar de este partido en su campo es la de Gandia. Como equipo lo teníamos claro y hemos hecho todo lo posible en la liga regular para poder cumplir con el sueño de muchas personas.

¿Cómo afronta esta final el Gandia?

Tenemos a toda la plantilla disponible y muy motivada para afrontar el partido con mucha seguridad y en el plan de partido, por lo que esperamos hacer un gran trabajo y merecernos una victoria que celebrar con nuestra gente. 

¿Tienen ustedes un plan especial para esta final? 

Seguir la línea que nos ha dado tan buenos resultados durante estas dos temporadas creo que es el mejor plan que podemos tener para encarar este partido. Intentaremos seguir el plan previsto y estar atentos para detectar posibles trampas del rival y dar soluciones a los jugadores para que puedan neutralizarlas.

¿Algo más que añadir?

Animar a toda la afición gandiense a venir al pabellón, disfrutar de un gran partido entre los dos mejores equipos de la conferencia, vivir una tarde mágica de baloncesto y apoyar a nuestro equipo porque con su ayuda conseguir la victoria será mucho más fácil. Es una ocasión única para disfrutar unidos como la familia que hemos demostrado ser y que la llama del baloncesto sigue muy viva en una gran ciudad como es Gandia.