Un millón de euros para mejorar la seguridad de la presa de Beniarrés

La adecuación de las compuertas permite duplicar la capacidad de desagüe del embalse hasta alcanzar dos mil metros cúbicos por segundo

El renovado sistema protege de fuertes riadas sobre todo a la Safor y, especialmente, a la ciudad de Gandia

Responsables de la CHJ observan las obras en las compuertas de Beniarrés

Responsables de la CHJ observan las obras en las compuertas de Beniarrés / Levante-EMV

sergi sapena

La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) está llevando a cabo trabajos de adecuación de las compuertas de la presa de Beniarrés, en el cauce medio del río Serpis, que permitirán duplicar el volumen de desagüe por los aliviaderos, llegando hasta los 2.000 metros cúbicos por segundo, adaptando el diseño de la infraestructura a la nueva normativa de seguridad de presas y embalses. La actuación cuenta con un presupuesto que roza el millón de euros y está previsto que su ejecución esté lista para el mes de septiembre.

La presa se terminó de construir en 1958 y se recreció en los años 70 con criterios que ahora han quedado obsoletos. “Las compuertas actuales, que son de tipo 'taintor', se diseñaron para desaguar alrededor de mil metros cúbicos por segundo si se abrían todas a la vez. Ahora, tenemos la capacidad de manejar más información y las hipótesis de cálculo de avenidas nos dicen que estos valores son insuficientes”, explica el Jefe del Servicio Periférico en Alicante de la CHJ, José Antón.

Las obras en las compuertas superiores del embalse de Beniarrés

Las obras en las compuertas superiores del embalse de Beniarrés / Levante-EMV

Según acaba de informar la CHJ, la solución elegida para mejorar la seguridad de la infraestructura y aumentar el caudal de desagüe de la presa consiste en modificar el diseño y funcionalidad de los brazos de las compuertas. “No se podían abrir más allá de los cinco metros, porque tropezaban con las vigas del puente superior. Modificando este mecanismo de apertura mediante un diseño mecánico hemos conseguido ampliar la apertura de las compuertas hasta los seis metros y medio, lo que aumentará la capacidad de desagüe hasta los dos mil metros cúbicos por segundo”, comenta Antón.

Además de duplicar el caudal de desagüe de las compuertas superiores de la presa, los trabajos que se están realizando sobre los aliviaderos permiten aumentar la garantía de seguridad de la infraestructura y tienen en cuenta una posible avería de una o varias compuertas durante un episodio de avenida. “Si una de las compuertas falla y no se puede abrir, podemos estar tranquilos porque el agua vertería sobre ella, sin producir ningún daño, gracias al refuerzo que se ha incorporado en la parte superior de las compuertas”, subraya la CHJ en su comunicado.

Un detalle de los trabajos que se están realizando en las compuertas

Un detalle de los trabajos que se están realizando en las compuertas / Levante-EMV

Esa mayor seguridad en la presa de Beniarrés beneficia, sobre todo, a la comarca de la Safor y, especialmente, a la ciudad de Gandia, que es el municipio más sometido a las crecidas del río Serpis. De hecho, cuando se producen fuertes lluvias y se informa de un incremento del caudal de desagüe, los ayuntamientos de esta comarca son informados para que se advierta a los ciudadanos y cierren todos los vados que cruzan el cauce. En Gandia la alarma se centra en el Grau, aunque las obras contra inundaciones realizadas en las últimas décadas han alejado considerablemente el peligro de desbordamiento del río.