Frutas Tono traslada su producción y deja a Benifairó sin otra gran empresa

Guillem Export, grupo al que pertenece la firma familiar de la Valldigna, se lleva la actividad a Algemesí

Se ha ofrecido la continuación a la totalidad de los 250 empleados

Las instalaciones de Frutas Tono en Benifairó de la Valldigna, ayer. | T.Á.C.

Las instalaciones de Frutas Tono en Benifairó de la Valldigna, ayer. | T.Á.C.

Benifairó de la Valldigna dice adiós a una de sus históricas empresas, que es, además, un gigante del sector hortofrutícola a nivel internacional. Frutas Tono trasladará su producción a partir de la próxima temporada a las nuevas instalaciones que Guillem Export, grupo del que forma parte la firma de la Safor desde julio de 2023, ha habilitado en Algemesí.

Tono ponía punto final a su actividad en Benifairó el pasado mes de febrero. Entonces saltaron los primeros rumores de que la empresa, fundada a finales de los años 70 por una familia del municipio, cesaba su actividad. Entonces, fuentes de la firma explicaron a Levante-EMV que se trataba de un parón pero por «final de temporada».

Ahora desde Guillem Export han confirmado la decisión ya definitiva de trasladar el trabajo desde Benifairó a Algemesí. El motivo que las instalaciones del municipio vallero se han quedado pequeñas para asumir el volumen de trabajo de la firma.

Las mismas fuentes matizan que «no se trata de un cierre de la empresa, sino de un traslado». De hecho se ha ofrecido la continuidad en laa nueva planta a la totalidad de la plantilla, según explican desde la compañía. El proceso de negociación está en marcha en estos momentos y se espera que a lo largo del próximo mes de junio se conozca cuántos de los trabajadores aceptan incorporarse a las instalaciones de Algemesí y cuántos lo declinan. La compañía, además, tiene previsto contratar a otro centenar de trabajadores y trabajadoras.

En las instalaciones de Benifairó de la Valldigna había una plantilla de 250 empleados, por lo que, en total, la empresa contará con un capital humano formado por 350 personas que, en todo caso, ya no estarán en la localidad vallera.

Un operario en las instalaciones de Frutas Tono en Benifairó, ayer

Un operario en las instalaciones de Frutas Tono en Benifairó, ayer / Toni Álvarez Casanova

Estos días aún se puede ver a varios empleados en las instalaciones de Frutas Tono en Benifairó, en lo que parece son trabajos de adecuación y preparación antes de dejar de forma definitiva las instalaciones. La producción está detenida desde el pasado mes de febrero.

La marcha de Frutas Tono ha causado cierta tristeza entre el vecindario, que ve como otra importante firma con arraigo en la localidad deja de tener actividad.

Esta marcha de Tono se suma al cierre que anteriormente vivieron con Zam Zum y Frutas Vercher, en un municipio que llegó a tener cinco grandes operadores durante décadas, que generaban cientos de empleos no solo en el municipio, sino en toda la Valldigna.

La compañía, según aclaran desde Guillem Export, seguirá manteniendo su propia marca y la sede fiscal en el municipio. Pero con el traslado de la actividad de Frutas Tono, las únicas empresas del sector que se mantienen son Ferrando Blasco y el gigante Natural Fruits, también llamada Frutas Bollo, que no solo mantiene su actividad en el municipio, sino que sigue ampliando sus instalaciones. La centenaria empresa fue adquirida por esta firma a finales del año 2022.

Alquiler de las instalaciones

La marcha de la actividad de Frutas Tono tiene una segunda lectura y es que, según ha podido saber este periódico y ha confirmado la empresa Guillem Export, las instalaciones que abandona Frutas Tono ya han sido alquiladas a otra empresa que la destinará para ampliar sus servicios a partir de la próxima temporada, lo que supone un alivio para el municipio ya que se intuye que también generará puestos de trabajo para poder atender esa actividad. Fuentes consultadas por este periódico aseguran que la operación ya está cerrada, por lo que solo queda la toma de posesión de las naves.