Un extraño acto vandálico en Villalonga facilita la huida de seis palomos

Los socios del club de colombicultura podrían haber perdido 6.000 euros

Un palomo de competición

Un palomo de competición / Levante-EMV

Sonia Codina

La noche del 10 de junio se escaparon seis palomos en el minizoo de Villalonga, consecuencia de un acto vandálico. Alguien entró en las instalaciones del parque municipal y rompió la reja de una ventana que conectaba con las jaulas de los palomos, en la zona que hace más de veinte años que está cedida al Club de Colombicultura La Amistad de Villalonga. Los animales estaban educados para volver a algunos puntos del pueblo y la mayoría se pudieron recuperar al día siguiente. Excepto una paloma que todavía no se ha encontrado.

xx

La reja forzada al día siguiente del asalto al minizoo. / Levante-EMV

Estos palomos tiene un valor de aproximado de 1.000 euros cada ejemplar y son aves compradas por los socios para competir entre ellos, podrían haber perdido entre 5.000 y 6.000 euros. "La gente que no conoce la colombicultura no sabe que detrás de los palomos hay mucho trabajo", comenta Óscar Escrivà, presidente del club colombicultor.

El precio de los palomos de competición dependen de los campeonatos que han ganado, un ave campeona podría valer entre1.500 y 2.000 euros, los campeones regionales oscilan entre 4.000 y 5.000 euros y los palomos más caros pueden llegar hasta los 10.000 euros. Escrivà compara a los palomos con deportistas de élite, y señala que cuantas más competiciones ganan, más valor tienen.

Ahora, el Club La Amistad de Villalonga propone que el minizoo, que volvió a abrir sus puertas hace cuatro meses desde que se cerró en la pandemia, instale cámaras de seguridad en el recinto para evitar otros posibles actos vandálicos y que accedan y roben los palomos o rompan elementos del parque recién renovado.

Óscar Escrivà compara lo sucedido con el asalto que se produjo al refugio de gatos de Villalonga, donde entraron y destrozaron el recinto donde estaban los comederos y camas de estos animales. Allí se instalaron cámaras de seguridad para evitar posibles nuevos actos vandálicos. El presidente del club recalca que "la colombicultura es un deporte tradicional valenciano que se está perdiendo y necesita ser cuidado".