Gobierno de Gandia contra Gobierno de Gandia

El choque de los partidos del Gobierno de Gandia por la CV-60 da un significativo vuelco y llega a los tribunales

Compromís respalda públicamente el recurso judicial de la Plataforma per l’Horta y el PSPV se ve obligado a nombrar abogado para defender el proyecto

La autovía CV-60, a la altura de Castellonet de la Conquesta

La autovía CV-60, a la altura de Castellonet de la Conquesta / Perales Iborra

sergi sapena

El panorama es un tanto insólito porque se puede resumir en que una parte del Gobierno de Gandia actúa contra la otra parte del Gobierno de Gandia. Y no en cualquier circunstancia, sino en los tribunales. Todo a cuenta del proyecto que promueve la Conselleria de Infraestructuras para prolongar la autovía CV-60 desde Palma de Gandia hasta Gandia.

Lo que inicialmente se definió como una «discrepancia» entre el PSPV y Compromís se ha convertido ahora en una cuestión judicial. Sabido es que los socialistas, que son amplísima mayoría en el Gobierno, respaldan el proyecto de la Generalitat y exigen que se ejecute cuanto antes. Compromís, por su parte, rechaza esa actuación porque, entre otros motivos, estima que causa un impacto ambiental y paisajístico inasumible.

Reunión en Gandia con la exconsellera Rebeca Torró cuando presentó, en 2023, la prolongación de la CV-60.

Reunión en Gandia con la exconsellera Rebeca Torró cuando presentó, en 2023, la prolongación de la CV-60. / Àlex Oltra

Hasta ahora todo había sido una cuestión «política», pero el caso es que la Plataforma per l’Horta de la Safor, entidad creada precisamente para oponerse a la prolongación de la CV-60, acaba de presentar un recurso judicial para intentar parar el proyecto. Y, esta misma semana, dos altos cargos del Gobierno gandiense, la primera teniente de alcalde, Alícia Izquierdo, y el director de Medio Natural, Daniel Muñoz, han escenificado su apoyo al recurso, recibiendo a miembros de la plataforma y difundiendo la imagen de una reunión realizada, obviamente sin los socialistas, en una de las salas de comisiones del consistorio.

Esa acción no ha sentado nada bien a la otra parte del Gobierno local. No solo porque el ayuntamiento, como institución, nunca se ha opuesto al proyecto, sino que, bien al contrario, lo ha defendido y contribuyó a mejorarlo durante el proceso de exposición pública previa a la aprobación.

Pero es que, además, la Plataforma per l’Horta de la Safor no solo ha demandado a la Generalitat, única promotora de este proyecto, sino que también ha incluido como codemandado al propio Ayuntamiento de Gandia, que se ha limitado a dar su apoyo a la obra y exigir su ejecución lo antes posible, como también han hecho otros ayuntamientos.

Demandantes y demandados

El panorama político generado es que en este proceso judicial que se librará en la vía del contencioso administrativo, los demandantes, que es la Plataforma per l’Horta, tienen el apoyo público de una parte del Gobierno de Gandia, y los demandados, que son la Generalitat y el ayuntamiento, cuentan con el respaldo de la otra parte.

Así, los socialistas han tenido que nombrar abogado y emplear los recursos económicos necesarios para intentar neutralizar en los tribunales un recurso judicial que defienden los miembros de Compromís en ese mismo ejecutivo. Es, efectivamente, un choque insólito.

Alícia Izquierdo y Daniel Muñoz, a la derecha, esta semana con miembros de la Plataforma per l’Horta.

Alícia Izquierdo y Daniel Muñoz, a la derecha, esta semana con miembros de la Plataforma per l’Horta. / Levante-EMV

Los dos partidos se han posicionado ante esta situación en sendos comunicados de prensa. Por una parte Alícia Izquierdo, de Compromís, ha justificado el apoyo al recurso judicial «por las deficiencias detectadas, tanto en la forma como en el fondo del proyecto de prolongación de la CV-60» que, añade, «supone una agresión innecesaria e irreversible en el territorio y en los municipios afectados por el trazado».

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Gandia, Adrián Vila, no solo defiende que esta ciudad se persone en los tribunales para defender el proyecto de la CV-60, sino que, una vez más, reitera la importancia de la obra para el desarrollo económico de esta ciudad. «No podemos perder la oportunidad de conectarnos con el corredor mediterráneo», ha dicho Vila, quien reitera el posicionamiento del PSPV-PSOE a favor del proyecto de la CV-60 por ser «un eje estratégico que nos comunique con el crecimiento económico». «No podemos renunciar a la CV-60, que es una lanzadera al corredor mediterráneo, ni tampoco a una comunicación mayor con el centro de España. Renunciar al proyecto de la CV-60 es dar un paso atrás hacia la generación de oportunidades que defendemos en Gandia».

Un proyecto capital en la legislatura de Carlos Mazón

La prolongación de la CV-60 desde Palma de Gandia hasta Gandia es un proyecto que se desbloqueó en la pasada legislatura de la Generalitat. Tras muchos trámites, la entonces consellera de Infraestructuras, Rebeca Torró, anunció a alcaldes, empresarios y agentes sociales el impulso definitivo a una obra que, seguramente, costará más de 60 millones de euros.

El cambio en el Consell de la Generalitat no puso en peligro la actuación. Más bien al contrario, Carlos Mazón prometió acelerar la obra y hace apenas unas semanas la consellera de Infraestructuras, Salomé Pradas, comunicó al alcalde de Gandia, José Manuel Prieto, que en breve se publicaría la aprobación del proyecto constructivo, paso previo para que salga a licitación.

La prolongación consiste en desdoblar el corto tramo de la CV-60 entre Palma de Gandia y Beniflà y, desde allí, continuar en forma de autovía hasta Gandia. El punto más complejo es la conexión de esa vía con la autopista AP-7 entre la Font d’en Carròs y Rafelcofer.