Sentencia

Un juzgado devuelve la licencia a una discoteca que Gandia cerró en la playa

El magistrado avala el informe pericial de un arquitecto que certifica que la parcela en la que se encuentra el local sí permite el uso de sala de fiestas

El local ubicado en los bajos del hotel Gandia Palace. | LEVANTE-EMV

El local ubicado en los bajos del hotel Gandia Palace. | LEVANTE-EMV

La discoteca Versus de la playa de Gandia, ubicada en los bajos del hotel Gandia Palace, podrá volver a abrir sus puertas y se le restituirá la licencia de actividad. Así lo ha decidido el juzgado de lo contencioso administrativo número 5 de Valencia, en una sentencia a la que ha tenido acceso Levante-EMV. Esta decisión judicial devuelve su situación administrativa al estado en el que se encontraba en agosto del 2022, cuando el ayuntamiento emitió un decreto de clausura al considerar que incumplía las normas urbanísticas de la zona en la que se encuentra, la calle Camp de Morvedre.

La empresa presentó un recurso contra aquella decisión del departamento de Urbanismo. El juzgado, entonces, le dio la razón a la administración local, por lo que la mercantil volvió a apelar, en un proceso que ahora se ha resuelto a su favor.

Aunque la empresa alegaba diversas cuestiones, la sala resuelve el litigio únicamente desde el plano urbanístico que el consistorio utilizó para retirar la licencia de actividad y, por tanto, decretar su cierre.

La clave se encuentra en un informe pericial que realiza un arquitecto superior en el que, según se lee en la propia sentencia, explica que la parcela en la que se encuentra el local con licencia de sala de fiestas tiene clasificación como suelo urbano zona residencial intensiva aislada playa y está calificada como dotación comunitaria. En ese sentido, señala que en este tipo de espacios uno de los usos compartidos es el recreativo, en el que, apunta «se incluyen manifestaciones comunitarias, reunión y tiempo libre, tales como espectáculos, salas de reunión, discotecas, salones de juegos recreativos, casinos, bares, cafeterías, restaurantes y asimilables».

El propio arquitecto, como explica el magistrado, compareció ante la sala y «se ratificó en el informe pericial», en el que «subrayó que no le cabía ninguna duda de que el uso de la parcela, a tenor de la ordenación, podría ser el de sala de fiestas».

Eso se traduce, por tanto, en que la empresa sí tenía plenas facultades administrativas para disponer de la licencia de apertura y, por tanto, prestar la actividad de discoteca.

El juez deja sin efecto el decreto del 1 de agosto de 2022 y, por consiguiente, el informe en el que se basó, emitido en julio de ese mismo ejercicio, donde se indicaba que «el uso de sala de fiestas no sería compatible» en el emplazamiento en el que se encuentra.

El juez, en ese sentido, señala que «el citado informe no puede dársele valor de prueba pericial en tanto que el mismo no ha sido sometido a la aclaración contradicción por las partes», según apunta la sentencia.

Inspecciones

Cabe reseñar que, pese a que el decreto de cierre se produjo en agosto del 2022, la discoteca continuó abierta debido a que la cuestión estaba judicializada y no había una resolución firme. Por ello, el propio ayuntamiento decretó otro cierre de la misma en noviembre del año pasado en virtud de la campaña de control que llevó a cabo en todos los locales de ocio de la ciudad con motivo del incendio que provocó una tragedia en la discoteca La Fonda Milagros de Murcia por alguna deficiencia de seguridad.

Por ello, aunque la sala tiene ahora, de nuevo, licencia para poder abrir, el consistorio velará por que lo haga con toda la legalidad a la que obliga la normativa en materia de actividades de ocio y de sala de fiestas.

Si bien es cierto que el deseo del ayuntamiento es reducir la oferta de ocio nocturno para evitar las molestias que sufren los vecinos y las vecinas, desde la administración son conscientes de que si se cumple la ley no pueden denegar las licencias, pero sí controlar que se cumplan a rajatabla todos los condicionantes.n