Compromís per Bellreguard ve "un mal negocio" asumir la travesía de la N-332

La formación que alcanzará la alcaldía en virtud del pacto con el PSPV alega al proyecto del Ministerio de Fomento en el sentido de mejorar el proyecto y conceder ayudas a las viviendas por los desperfectos

La travesía de la N-332 a su paso por la plaza del Clot de l’Era de Bellreguard.

La travesía de la N-332 a su paso por la plaza del Clot de l’Era de Bellreguard. / Levante-EMV

sergi sapena

El proyecto de obras valorado en 3,2 millones de euros para adecuar y ‘humanizar’ la travesía de la N-332 a su paso por Bellreguard no es suficiente para el grupo de Compromís en este ayuntamiento, que integra, junto al PSPV, el Gobierno local. Las obras que impulsa el Ministerio de Transportes quedan, a criterio de Compromís, incompletas, y además debería abrirse una línea de ayudas a los propietarios de las viviendas de la carretera para poder arreglar los muchos desperfectos y suciedad acumulada en las fachadas a consecuencia del intensísimo tráfico que han soportado durante décadas.

El grupo que dirige el exalcalde Àlex Ruiz, y que volverá a la alcaldía en esta legislatura en virtud del pacto con los socialistas, ha decidido presentar alegaciones a ese proyecto, y condiciona su aceptación a la futura cesión de la carretera, que pasará a manos del ayuntamiento cuando concluya la mejora. 

«Esta es una actuación que para los valencianistas es claramente insuficiente y no sirve a la finalidad perseguida», señala Compromís, que lamenta que el proyecto apenas contemple la rotonda al norte del casco urbano, la pavimentación de 395 metros lineales, la reforma de las aceras y la construcción de un único paso de peatones sobreelevado.

Compromís recuerda que en 2020 el entonces alcalde, Àlex Ruiz, ya señaló a los responsables del Ministerio de Transportes que para aceptar la cesión de la travesía de la N-332 era necesaria «una mejora integral de toda la travesía». En ese punto, la formación valencianista reprocha que en 2022 el pleno del ayuntamiento, ya con alcalde socialista y con los votos del PSPV y del PP, aceptara la cesión de la travesía «a cambio solo del proyecto de la rotonda planteado por el ministerio» en la entrada norte del casco urbano.

Compromís advierte de que, en esas condiciones, el Ayuntamiento de Bellreguard va a hacer un mal negocio «porque asumir el mantenimiento de la carretera supondrá un importante esfuerzo económico», hasta el punto de que hacerse cargo de la gestión de la travesía en las actuales condiciones «sería una herencia envenenada con una densidad de tráfico de miles de vehículos diarios».

Por eso, Compromís per Bellreguard alega ahora que se debe exigir al Ministerio de Transportes no solo la pavimentación de 395 metros de esa vía, sino de la totalidad del tramo. Paralelamente, solicita que se haga un segundo paso de peatones sobreelevado entre los números 2 y 28 de la avenida de Alacant, y otros tres en distintos puntos de la travesía para facilitar el desplazamiento a pie entre las tramas urbanas que separa esa vía.

Compromís pide que se incluya el fresado y nuevo asfaltado de los 1.800 metros de travesía, dado que la calzada «se eleva exageradamente sobre las aceras» al haber recibido sucesivas capas de asfalto que se iban colocando encima de la existente, sin rebajar el firme.

Por último, los nacionalistas piden que el Gobierno de España disponga un línea de ayudas económicas para que los propietarios puedan rehabilitar las fachadas de las viviendas «que llevan años sufriendo la contaminación ambiental, las afecciones y los accidentes provocados por el paso diario de miles de vehículos». Esas ayudas serían, a su entender, un acto «justicia material» que facilitaría que las personas que han vivido o viven allí puedan volver a poner en valor sus viviendas.