El hospital de Gandia pone en marcha la radioterapia

El servicio ya ha atendido a 72 pacientes desde que entró en funcionamiento y prevé llegar a los 400 al año

Carlos Mazón, José Manuel Prieto, Marciano Gómez y representantes de departamento de salud de Gandia, en la sala del acelerador

Carlos Mazón, José Manuel Prieto, Marciano Gómez y representantes de departamento de salud de Gandia, en la sala del acelerador / Levante-EMV

Los y las pacientes oncológicos de la comarca de la Safor ya no tendrán que desplazarse hasta hospitales de Valencia para someterse al tratamiento de radioterapia. Después de años de reivindicación, el acelerador lineal que la Conselleria de Sanidad adquirió la anterior legislatura para implantarlo en el departamento de salud de Gandia, ha entrado en funcionamiento. Lo hizo el pasado 25 de abril, tras varios meses de trabajo de calibración, y, desde entonces, ya ha antendido a 72 personas.

Gracias a la implantación de este nuevo equipo médico en el hospital Francesc de Borja, donde se ha habilitado un búnquer para acoger tanto esta máquina como dos nuevas resonancias, podrán ser atendidos 400 pacientes con cáncer de la comarca al año. Hasta ahora, la mayoría debía acudir al hospital Clínico de València para someterse a unas sesiones que duran alrededor de diez minutos, lo que suponía destinar mucho tiempo solo para el desplazamiento hasta el centro.

De momento, solo se está atendiendo a pacientes del departamento de salud de Gandia, que abarca los 31 municipios de la comarca de la Safor, además de una decena de la Vall d'Albaida, aunque el plan a futuro es que también puedan acudir a este espacio a enfermos y enfermas de la Marina.

Tras varias semanas en funcionamiento, el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, y el conseller de Sanidad, Marciano Gómez, han visitado este lunes, junto al alcalde de Gandia, José Manuel Prieto, y la concejala de Sanidad de la ciudad, Liduvina Gil, el centro, donde han conocido de primera mano el funcionamiento del equipampiento y también han realizado una visita a la instalación.

"Mas preparados"

El president se ha felicitado de que con la puesta en marcha de estas técnicas de tratamiento "cada día estamos más y mejor preparados para luchar contra el cáncer". Mazón ha recordado que "por primera vez el departamento de Salud de Gandia cuenta con el mejor servicio de radioterapia posible, aquella que preserva los tejidos y las células sanas y que se centra especialmente en las que tienen que desaparecer".

Mazón ha subrayado que con esta iniciativa “seguimos avanzando en nuestra clara apuesta por ofrecer una asistencia sanitario de calidad, donde prima la excelencia médica y se optimiza la experiencia y los tratamientos para los pacientes".

Mazón y Prieto hablan con una mujer antes de entrar al hospital

Mazón y Prieto hablan con una mujer antes de entrar al hospital / T.Á.C.

Por su parte, el alcalde también se ha mostrado satisfecho de "poder estrenar instalaciones que son muy trascendentes para prestar un servicio básico para nuestros ciudadanos". Para la máxima autoridad municipal supone "una alegría" el hecho de que "nuestros ciudadanos ya no se van a tener que desplazar a Valencia" para someterse a este tratamiento, por lo que tanto Prieto como el propio Mazón han utilizado el concepto de "equidad sanitaria", es decir, facilitar y acercar el acceso a los recursos sanitarios a todas las personas.

Prieto incluso se ha atrevido a colocar el hospital Francesc de Borja como "referente", puesto que "incorpora todos los tratamientos de primera generación". Aunque ha agradecido al Consell de Carlos Mazón por "culminar" el proyecto, también ha recordado que el Botànic, con Ximo Puig en la presidencia, fue el que lo inició.

El nuevo servicio del hospital de Gandia ha contado con una inversión de cuatro millones de euros que canalizó la Generalitat a través del plan Inveat con fondos europeos. Del total, 2,5 se destinaron a la adquisición del aparato, un acelerador lineal, y el restante, alrededor de 1,5, a la construcción del edificio que la alberga, un búnker con las paredes reforzadas que garantiza la seguridad de los usuarios y usuarias del centro.

Este mismo proyecto incluía también la adquisición de dos resonancias, una para sutituir la que había y otra para aumentar el servicio.