Radiografía de las adicciones en Gandia: Proyecto Hombre atendió a más de 100 usuarios en 2023

La cocaína es la principal sustancia aunque en un 70% también se suma el alcohol 

Aumentan los casos de adicciones asociados a trastornos mentales

Los terapeutas de PHGandia;  de izquierda  a derecha Andrea Roca, Esther Moreda y Paco Montero.

Los terapeutas de PHGandia; de izquierda a derecha Andrea Roca, Esther Moreda y Paco Montero. / Josep Camacho

La Fundación Arzobispo Miguel Roca, que despliega en la Comunitat Valenciana  el método terapéutico de Proyecto Hombre y trabaja para la rehabilitación e inserción social de las personas con adicciones, atendió el año 2023 en su centro de día de Gandia a 127 personas, según datos de su memoria anual. Esto supone 19 personas más que en 2022, cuando fueron 108. Por géneros, el 72% fueron hombres y el 28% mujeres. Todos ellos son mayores de 18 años, ya que en Gandia no se admiten a menores de edad, aunque sí en València, en un programa específico llamado «Projecte Jove». 

La fundación también cuenta con otros tres centros de día de atención ambulatoria, uno en Ontinyent y dos en València. Entre los cuatro, donde hay 130 plazas concertadas con la Conselleria de Sanidad, la entidad asistió el año pasado a 457 usuarios (35 más que en 2022) y 536 familiares, 14 más.  

De los usuarios que pasaron por Gandia durante el año pasado un 36% recibió el alta terapéutica. Por inserción o reinserción se entiende la progresiva integración de la persona en el medio familiar, social y laboral, favoreciendo una vida responsable y autónoma, lejos del estilo de vida adictivo. Las recaídas forman parte del proceso natural de deshabituación. 

La demanda de tratamiento se mantiene estable respecto al año pasado, aunque la demora para iniciarlo se va ampliando, ya que la lista de espera (Gandia tiene entre 20 y 30 personas) es de varios meses, a no ser que sea un caso urgente. 

El 73% de las personas que realizan los programas de adultos tienen como mínimo adicción a la cocaína. Entre los adultos el 70% de las personas tienen adicción a más de una sustancia, en un 57% está presente el alcohol y un 39% a la cocaína y alcohol. En el 27% está presente el cannabis como adicción principal o combinado con otras adicciones, en un 8% la ludopatía o apuestas deportivas y en un 5% benzodiacepinas, es decir, ansiolíticos y antidepresivos como el Trankimazin.

Se mantiene el perfil de otros años: en adultos, hombre mayoritariamente de origen español, con una edad media de 41 años y de 43 en mujeres, consumidor con doble adicción a cocaína y alcohol, soltero, con estudios obligatorios y en paro, aunque un 40% mantiene el puesto de trabajo.

En cuanto al género, las mujeres siguen teniendo mayores dificultades para acceder a tratamiento, representan sólo un 18% del total de personas atendidas en los programas de adultos y llegan más tarde, a una edad media de 43 años. Su principal adicción es el alcohol, que en su mayoría toman a solas en casa.  

Respecto de los jóvenes su principal problema está con el cannabis o THC, es decir, los porros. Entre ellos también se ha detectado un aumento de enfermedades mentales graves e incluso de conductas suicidas. 

Los terapeutas en una de las salas del local de PH Gandia, ubicado en la calle Alzira.

Los terapeutas en una de las salas del local de PH Gandia, ubicado en la calle Alzira. / Josep Camacho

Desde la fundación advierten que «ha disminuido la percepción del riesgo en el abuso de drogas legales como el alcohol y las benzodiacepinas, y los juegos de apuesta, por lo que es necesario darle un nuevo impulso a la prevención». 

Los terapeutas en Proyecto Hombre en Gandia son tres: la coordinadora, Esther Moreda, el trabajador social Paco Montero y la psicóloga Andrea Roca. Moreda explica que en el último año le sorprende el repunte de usuarios con patología dual, es decir, adicción a drogas unida a trastorno mental. También un aumento de la ludopatía, tanto de tragaperras y casinos como a los juegos por internet. 

La coordinadora señala que superar una adicción «no consiste sólo en dejar de consumir, es necesario un cambio de rutinas, a veces hasta de amistades»  

La fundación tiene otros programas de tratamiento; la comunidad terapéutica de València (172 usuarios en 2023) y en la cárcel de Picassent, con 87 usuarios el año pasado. 

26 años en Gandia

Proyecto Hombre está presente en Gandia desde hace ya 26 años, de hecho el 28 de marzo de 2023, cuando se cumplió el 25 aniversario, la fundación y el ayuntamiento organizaron un acto para conmemorar la efeméride. En esos primeros 25 años la entidad trató a 1.175 personas y 3.080 familiares y atendió a muchos más. La realidad social y los patrones de consumo han cambiado, en los años 90 la sustancia principal era la heroína y actualmente un 51% son policonsumidores, fundamentalmente de alcohol y cocaína. 

En septiembre de 2022 se mudaron a unas nuevas instalaciones situadas en el número 7 de la calle Alzira, un bajo cedido por la Fundación María Teresa Gozalbo-Marqués. Anteriormente el centro de día estaba ubicado en la sede de Cáritas, en la calle Duc Carles de Borja. Además, cuentan con otro bajo cedido por el ayuntamiento en la plaza de les Xocolateres. El nuevo local, al ser un bajo, les ha dado mayor visibilidad y algunos se animan a entrar y preguntar. 

El equipo multidisciplinar de Proyecto Hombre Gandia está permanentemente coordinado con la sanidad pública a través de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA), de hecho es este departamento, ubicado en el complejo de Roís de Corella, el que deriva a los usuarios. También trabajan con Mosaic, la asociación que gestiona dos pisos tutelados en la ciudad, uno para hombres y otro, desde febrero de 2023, para mujeres. En cada uno se ofrecen entre cinco y seis plazas.  

Desde Proyecto Hombre destacan la gran implicación y las facilidades que les da el Ayuntamiento de Gandia, y particularmente la concejala de Sanidad, Liduvina Gil. No sólo con un convenio anual (11.000 euros en 2023), sino también a la hora de ceder instalaciones municipales para hacer deporte, o para realizar excursiones con los usuarios, por ejemplo cuando quieren visitar el Museu Arqueològic o el castillo de Bairén.