El roce de los muslos llega con el buen tiempo. Las altas temperaturas invitan a aligerar la ropa que vestimos y los pantalones cortos y las faldas, que ya se lucen sin medias, hacen su aparición y con ellos, la molestia de las rozaduras en los muslos.

Quienes se hayan enfrentado a este problema conocen lo molesto de las irritaciones que surgen cuando la cara interna de las piernas choca una con otra, generando rozaduras o sarpullidos que solo desaparecen cuando la piel se habitúa. El sudor propio del calor, que ya asoma en el mes de mayo, tampoco ayuda a evitar estos terriblemente incómodos roces en los muslos.

También están familiarizados con este tipo de eczema aquellos que practican deporte y vuelven a vestir el pantalón corto. Lo holgado de esta prenda favorece que las piernas choquen entre ellas y pueden dar lugar a la erupción.

Practicar deporte con pantalones cortos también puede provocar estos eczemas pexels

Para lograr dar esquinazo a esta tan extendido inconveniente existen varios trucos que evitarán que esta zona corporal se escalde:

  • Polvos de talco: aplicándolos con precaución para no manchar la ropa, bastará con aplicar en el interior de los muslos para que no haya fricción y además se absorba el sudor que se genere.
  • Vaselina: esta pomada también ayuda a que no se produzca el roce entre las piernas al caminar. También requiere algo de cuidado en su aplicación para que no pase a la ropa. La vaselina crea una película en la piel que además de evitar el contacto entre las piernas, ayuda a reducir la irritación de la dermis.
  • Stick antirozaduras: este tipo de productos se presentan tanto en formato stick o en crema. Están pensados tanto para la zona de la entrepierna como los pies o los pezones. Además por su composición hidratan la piel, la suaviza y evita la formación de ampollas.
  • Desodorante: aunque pueda resultar extraño este producto es muy recurrente a la hora de evitar la irritación en los muslos. Cualquier tipo de desodorante antitranspirante funciona evitando el sudor entre las piernas, así no habrá rozaduras en la zona de fricción. Es recomendable el desodorante de barra, más fácil de usar y perfecto para llevar de aquí para allá.