Magdalena Martínez es médico de familia y coordinadora médica del equipo de Atención Primaria (AP) del Centro de Salud de Picassent, formado por distintos profesionales sanitarios, entre ellos fisioterapeutas, quienes -como en tantísimos otros centros- se enfrentan cada día a un servicio sobresaturado.

Hasta hace poco, tan solo contaban con un fisioterapeuta para atender a toda la población de Picassent (alrededor de 22.000 habitantes). Atendiendo a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, que recomienda 1 fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes para que la atención al paciente sea de calidad, tendría que contar con más de 20 fisioterapeutas, por lo que la ratio en este centro es realmente insuficiente, algo extrapolable a toda la sanidad pública. 

Desde mayo, y gracias en buena parte a la gestión de Magdalena Martínez, quien conoce y defiende los beneficios de la Fisioterapia para los pacientes, han incorporado a una fisioterapeuta más al servicio de rehabilitación. «Hoy contamos, además de con nuestro fisioterapeuta de siempre, José Ángel González, con la recién incorporada Sandra Aguado, ambos colegiados. Estamos satisfechos por el aumento de 1 a 2 fisioterapeutas, así como por la mejora del equipamiento de nuestro gimnasio. También hemos conseguido un acercamiento del médico rehabilitador; ahora acude un día a la semana para atender a nuestra población, pero pensamos que queda mucho camino por hacer», afirma Magdalena Martínez.

Servicios saturados

Desde el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana (ICOFCV) recuerdan que la realidad del día a día es que los servicios de Fisioterapia están saturados y las listas de espera son interminables. Este aspecto no solo retrasa el acceso de los ciudadanos a su recuperación, sino que también limita el trabajo del fisioterapeuta a lo urgente, que no siempre es lo más importante. 

«Gran parte del trabajo del fisioterapeuta en Atención Primaria consiste en aplicar los tratamientos derivados por los médicos rehabilitadores de todas las patologías osteomusculares, traumáticas, degenerativas y postquirúrgicas. Me consta que nuestros fisioterapeutas, tanto José Ángel como Sandra, trabajan duro para intentar disminuir las interminables listas de espera y aplicar los tratamientos en los tiempos adecuados, pero no sólo es esto. La Fisioterapia en AP también tiene un papel muy importante en la prevención y promoción de la salud», recalca la coordinadora médica.

Sandra Aguado, Magdalena Martínez y José Ángel González. ICOFCV

En este sentido, ¿cómo se podrían reducir las listas de espera para potenciar el papel de prevención? Además de incrementar la plantilla, la doctora apunta a la necesidad de establecer protocolos consensuados con todos los especialistas implicados para que el médico de familia derive a los pacientes con las patologías más prevalentes directamente al fisioterapeuta para valoración y tratamiento, evitándose así una lista de espera más. 

«Es necesario promover la derivación directa desde el médico de familia al fisioterapeuta. Hay mucha patología crónica no compleja que se beneficiaría de una atención más rápida a través de protocolos bien definidos. El fisioterapeuta está sobradamente preparado para valorar y pautar los tratamientos. Además, es el más indicado para promover hábitos saludables frente al sedentarismo, causa principal de estas patologías», incide Magdalena Martínez.

Escuela de la Espalda

Por el momento, en el Centro de Salud de Picassent está en marcha el programa de ‘Escuela de la Espalda’, que se realiza educación grupal; «pero existen otras muchas demandas de patologías frecuentes en las que podríamos realizar esta intervención», alega esta médica de familia.

A día de hoy, los dos fisioterapeutas también participan en el programa comunitario ‘Activa’ de promoción de hábitos saludables mediante caminatas y ejercicio físico supervisado por ellos dos días a la semana, con el objetivo de evitar el sedentarismo y fomentar el contacto social. Asimismo, realizan programas de Educación para la Salud, participan en la «formación de cuidadores» y en charlas formativas de promoción de salud en las distintas asociaciones de la población.

«Pero quedan pendientes intervenciones como educación en la escuela, formación de educadores, asistencia domiciliaria, atención al paciente dependiente... Proyectos cada vez más cercanos que dependerán de los recursos que nos asignen en Atención Primaria», explica Magdalena Martínez.