22 de diciembre de 2009
22.12.2009
Olivia Ardey

«La novela romántica está en auge porque habla de sentimientos y de finales felices»

Olivia Ardey, o Montserrat Yedra, es una bibliotecaria valenciana que se ha adentrado de lleno, en su primera novela («Dama de tréboles», editada por La Esfera de los Libros) en el mundo de la literatura romántica. Un género, asegura, en alza.

22.12.2009 | 06:30
«La novela romántica está en auge porque habla de sentimientos y de finales felices»

¿Su primera novela y se decanta por la literatura romántica?
Yo soy una gran lectora, por mi profesión, y conocí la novela romántica. He escrito lo que a mí me gustaría leer. Pero dio la casualidad de que en tres meses me contestaron que publicaban la novela, porque las editoriales están lanzado colecciones de romántica. Estaba en el momento adecuado en el sitio justo.
¿Y qué caracteriza la novela romántica?
Es una novela de sentimientos, el eje central de la historia es la relación de una pareja y sabes que el final va a ser feliz. La novela sentimental, que tiene más autores masculinos, es más de sufrimiento.
¿Son como aquellas de Corín Tellado o se han modernizado?
Corín Tellado es la autora más vendida. Pero ahora hay más sensualidad, cuando no erotismo, tramas más trabajadas... Hasta las portadas son distintas. En Estados Unidos hay literatura homoerótica.
¿Son historias escritas por mujeres para mujeres?
En la asociación de escritoras románticas españolas es verdad que somos todo mujeres pero no necesariamente. Hay grandes autores internacionales de romántica. Y tenemos muchos hombres lectores, no tantos como mujeres, pero muchos, que además ya no se avergüenzan. Vienen madres con sus hijas. También de todas las edades. Hay muchos foros en internet donde encuentras seguidores a partir de 16 años. Hay sagas tan populares como la de Crepúsculo que han llegado al cine.
¿«Crepúsculo» es una novela romántica?
Claro, romántica juvenil. Los vampiros están muy de moda. Y el mundo fantástico, la ciencia ficción, lo paranormal.
¿Tienen presencia en internet?
Sí, hay muchos foros. Y la editorial canadiense Harlequin, una de las más importantes, ya se ha lanzado al «e-book».
Usted ha escrito un «western» romántico clásico.
Sí, y es una novela muy documentada. El «western» de las películas no es el real. La idea que tenemos de los quioscos son seriales escritos en poco tiempo y con pocas páginas. Esto es una novela con estructura de novela.
¿Se les trata como un género menor?
Cada vez menos. Estuvimos en un congreso de narrativa de género y éramos una mesa más, como la histórica, la fantástica...
¿A qué cree que se debe el auge de este tipo de novela?
Yo creo que por la evasión. Cuando acabas el día te apetece sofá y libro, sin problemas.
¿Forma parte del «boom rosa»?
En Italia se le llama así, pero en España huimos de ese «sambenito». En el año 2004 la novela romántica representaba en España el 6% de las ventas globales y ahora ya va por el 10%. Sólo en noviembre se editaron 63 títulos.
¿Es un lenguaje universal?
Se publica novela romántica desde el siglo XIX, aquí y en Australia. En Bruselas nos han invitado a un congreso universitario que la estudia como fenómeno de cultura popular en todo el mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine