12 de marzo de 2010
12.03.2010

Regreso al taller de costura de los 50

12.03.2010 | 01:00
Regreso al taller de costura de los 50

París, Madrid, Sevilla, Valencia. El diseñador Enrique Lodares tiñe de inspiración racial la costura parisina de los años cincuenta. Y la muestra en su taller de Valencia a sus clientas, igual que entonces

?
En los años cincuenta, la moda había dejado atrás la posguerra y Dior había devuelto a las mujeres la elegancia, la feminidad y el glamour. Las damas vestían tailleurs, faldas lápiz, faldas voluminosas con cintura de avispa. Bailaban boleros y habaneras y no salían de casa sin guantes y sombrero.
En un entresuelo de la calle de la Paz de Valencia, ante un grupo de clientas, ocho maniquíes (por modelos) "modelaron" (por desfilaron) como entonces. Es la inspiración, la formación y la vocación de Enrique Lodares. El modisto valenciano ha envuelto, en su colección de primavera-verano, el chic de la tradición de la alta costura francesa, en guiños españoles. Castañuelas, flamenco, taconeo, peinetas y flores en el pelo. Elegancia clásica en vestidos de cóctel en tonos neutros (blanco, blanco roto, crudos) de tejidos y complementos naturales alternan con el color (azul cielo, rayas en verde, fucsias, naranja) y las grandes flores estampadas. Detalles de couturier como los pespuntes. Faldas tubo y líneas pegadas al cuerpo junto a faldas New Look. Brocados y oro. Bolsos miniatura. Un vestido blanco años 20. Para la noche, rojo Valentino o negro bordado en azabache con reminiscencias de bata de cola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine