24 de junio de 2010
24.06.2010
40 Años
40 Años

Revisan el caso de un joven en coma tras vivir en la calle como protesta

El chico se sometió a una rinoplastia hace 21 años y su madre acampó con él un año frente al Ministerio de Justicia

24.06.2010 | 02:00
Juana y su hijo, en la tienda en la que viven.

Juana lleva un año acampada con su hijo frente al Ministerio de Justicia, en el centro de Madrid, pidiendo una revisión del caso de su hijo, que quedó en coma hace 21 años después de someterse a una rinoplastia. Ahora, el Tribunal Supremo ha anunciado que admite a trámite la revisión del caso de Antonio Meño. Portavoces de Bertelli Abogados, que defienden a la familia Meño, señalaron que ahora las partes implicadas "pueden allanarse a la demanda". Los abogados se muestran mucho más optimistas desde que ha aparecido un nuevo testigo que se encontraba en el quirófano durante la operación.
Juana estaba esperando que comenzara el partido de España ante Honduras cuando sonó el teléfono con una noticia que llevaba esperando muchos años: el Tribunal Supremo admitía a trámite la revisión del caso de su hijo. "Salía de la caseta pegando voces", señaló Juana, mientras su marido pensó que España había metido un gol en el Mundial. No era eso, sino que el abogado de la familia le acababa de dar la buena noticia. "Yo estaba como loca, fue muy emotivo, no me lo creía, lloraba y reía", explicó Juana.
La madre de Antonio Meño reconoce que es una "buena noticia" que, según interpreta, demuestra que siempre ha tenido razón, aunque se la hayan "querido quitar durante 21 años". "Es difícil sólo que el Supremo lo admita a trámite", explican desde Bertelli abogados, mucho más optimistas ahora que ha aparecido un nuevo testigo que se encontraba en el quirófano en plena operación.
Con esta novedad, Juana recobra fuerzas para seguir adelante y empieza a pensar en irse a casa, para dejar de vivir en la calle, aunque advierte de que va a seguir luchando por su hijo "hasta donde haga falta".
En el auto se emplaza "a cuantos en él hubiesen litigado, o a sus causahabientes, para que en 20 días contesten a la demanda, sosteniendo lo que a su derecho convenga". A partir de ahí, según los abogados, las partes pueden "allanarse a la demanda" y llegar a un acuerdo, o se acabaría llegando a un juicio con el que, "de ser favorable para la familia, quedarían anuladas las otras sentencias".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine