25 de enero de 2011
25.01.2011

El peor día del año

Un científico desarrolla una fórmula con el clima, los ingresos y los propósitos para hallar el día más terrible de 2011

25.01.2011 | 01:00

Para la mayoría de los trabajadores los lunes son el peor día de la semana, pero este año, un lunes ha sido además el peor día del año. A esta conclusión llega un investigador británico, que asegura que el peor de los 365 días de 2011 fue ayer 24 de enero. Este profesor ha desarrollado una fórmula matemática en la que tiene en cuenta el clima, las deudas adquiridas, el dinero, el abandono de los propósitos para el nuevo año y la ilusión por una vida mejor.
Un profesor de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnalis, ha diseñado la fórmula 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA. C es el factor climático; la D mayúscula representa las deudas adquiridas durante el período navideño, la d minúscula se refiere al dinero que se cobra en enero; la T es el tiempo transcurrido desde Navidad y la I representa el período desde el último intento fallido de dejar un mal hábito. Los aspectos positivos de la deuda son la M, que representa las motivaciones, y la NA, que representa la necesidad de actuar para cambiar la vida.
Una vez con esta fórmula, el día 24 de enero resulta ser el que representa los peores valores de estas variables. En enero, los días suelen ser grises y fríos en el Reino Unido, mientras que en España hay sol pero temperaturas muy bajas. En cuanto a las deudas adquiridas, a finales del mes de enero se agrava lo gastado durante el período navideño. El pago de las tarjetas de crédito a final de mes se acerca de manera inexorable, y hay que abonar regalos, cenas y comidas de fuera de casa, viajes y lotería. En definitiva, gastos extra que fuerzan más de lo habitual el estado de nuestras cuentas corrientes.
El dinero que se cobra en enero puede ser inferior al de diciembre, ya que a principios de año es habitual contar con menos dinero que a finales, en que se ha cobrado pagas extraordinarias. En cuanto al tiempo transcurrido desde la Navidad, el día 24 de enero ya quedan muy lejos las fiestas, y se constata con resignación, o desesperanza, que no se están cumpliendo los propósitos para el nuevo año, entre los que suelen estar dejar de fumar, ir al gimnasio, adelgazar, etc.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook