27 de septiembre de 2011
27.09.2011

La duquesa de Alba... y Llíria

La vinculación de Cayetana con Valencia. Entre muchos títulos Cayetana, la duquesa de Alba, conserva el ducado de Llíria y Jérica, que nació fruto de la batalla de Almansa. El duque de Berwick, que lo recibió, acabó emparentando con los Alba. Y el tercer duque bautizó con el nombre de Liria el palacio que se construyó en Madrid. Además, Llíria nombró a Cayetana su alcaldesa honorífica.

27.09.2011 | 07:30
La duquesa de Alba... y Llíria

Cayetana Fitz-James Stuart y Silvaes es la aristócrata con más títulos del mundo. Es cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de catorce veces Grande de España. Entre los cinco ducados, además del de Alba, por el que se la conoce, se incluye el de Llíria y Jérica.

Llíria era una villa real, con un gobierno propio que se reunía en el palacio renacentista llamado la Casa de la Vila. Pero, tras la batalla de Almansa, Felipe V pagó «sus servicios» al duque de Berwick con el nuevo ducado de Llíria y de Jérica. Era septiembre de 1707 y el pueblo edetano vivió aquello como una degradación, según relata el historiador Francesc Rozalén en el monografico 300 anys del ducat de LLíria publicado en 2007 por el ayuntamiento. Este duque estranjero era Jamez Fitz-James Stuart, hijo bastardo del destronado rey Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia. Cuando llegó a Llíria en 1708, decidió alojarse en Ca la Vila. De ahí que popularmente se haya conocido el edificio como Palau dels Ducs d´Alba e incluso se creyese erróneamente que era patrimonio de esta Casa. No porque no lo intentaran, sino porque el pueblo y las autoridades locales no lo consintieron, destaca Rozalén. El segundo duque intentó sustituir el escudo de la villa por el suyo, sin éxito. También amagaron con construir una capilla anexa a la iglesia para enterrar allí a todos los duques de Alba. No lo lograron, pero bajo la iglesia valenciana reposa el primer duque de Llíria y Berwick y otros sucesores suyos.

Es el tercer duque de Llíria y de Berwick el que emparenta con los Alba al casarse con la hija de los duques. El matrimonio se instala en la Casa de la Vila de Llíria entre 1751 y 1753. Y ocurre que la duquesa, que estaba desesperada por no quedar encinta, engendra y da a luz a su primogénito y único hijo en la localidad valenciana. En agradecimiento a tan buen recuerdo, el duque bautiza Palacio de Liria el que se hace construir en Madrid, hoy sede de la Funcación Casa de Alba. Tuvo que pasar más tiempo, hasta 1802, hasta que los ducados de Alba y Llíria se fundieran. La duquesa Cayetana pintada por Goya muere sin descendencia y sus títulos los hereda su sobrino, el séptimo duque de Berwikc y Llíria. Hoy (abolidos los señoríos por las Cortes de Cádiz) el ducado de Llíria es tan sólo un título honorífico.

Pese a las tensas relaciones de Llíria con los antepasados de Cayetana, en 1964 Llíria la nombró alcaldesa honorífica.

Cayetana, fallera mayor y alcaldesa
La Grande de España fue la reina de la Falla del Mercat en 1964 No fue fallera mayor de Valencia, pero sí de la Falla Plaza del Mercado en 1964. Era una de las comisiones más importantes de la época, ganadora de numerosos premios. La duquesa de Alba viajó a Valencia en esa fecha, se vistió de valenciana y visitó también Llíria, donde fue nombrada alcaldesa honorífica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine