Desde hace más de una década, zona D „coordinada por Javier Calvo„ pone la pasarela al servicio de los diseñadores emergentes. El premio (3.000 euros, los pone cerámicas Peronda) se lo llevó la valenciana Patricia Adam.

Pablo Erroz. Llegado de Baleares. Sólida formación. Ideas y hechuras muy profesionales. Colección mixta inspirada en el colorido de los flamencos (rosado y coral con beis y negro) y desconcertante título: arsénico. Bermudas, parkas y bolsos. Cremalleras XL, y unas interesantes placas de poliestireno en color oro. Bonita historia detrás: las placas emulan rayos solares, se creía que los flamencos tenían ese color porque reflejaban la luz del sol.

Giulia Garuti. Italiana afincada en Valencia. Colección de baño. Festival de estmapados. Color, sobre todo rosa, volantitos.

Eva Iszoro. Arquitecta y diseñadora, y eso se nota. El centrifugado de la lavadora como leit motiv, lo que da lugar a superposiciones, desgarros y degradados.

Patricia Adam. El knitting está de moda. La valenciana le da a la tricotosa. Paleta suave en lila, salmón, coral, blanco y arena.

The-Are. Colección-reportaje social, homenaje a la «generación diáspora», esa nueva emigración joven y forzosa la busca de trabajo y futuro. Brillo de lentejuelas, explosión cromática, ganchillo, estampados y grandes volúmenes.