Nunca un cumpleaños resultó tan oportuno. La Casa del Rey, en plena campaña de lavado de imagen, ha aprovechado el cuarenta aniversario de la princesa Letizia —el miembro más mediático y segundo mejor valorado tras la reina de la Familia Real Española— para poner los focos sobre el heredero, su mujer y sus hijas y alejarlos del resto. La «operación príncipe» lleva tiempo fraguándose, pero tras los escándalos que han salpicado a la Corona situándola en sus cotas más bajas de popularidad se ha hecho necesario un «blindaje».

Las fotografías se han convertido en un elemento clave. Hace mucho que no se ven fotos de grupo. No es casual que la imagen oficial del tradicional veraneo en Marivent fuese la de Felipe y Letizia con las niñas en el trenecito de Manacor. La imputación de Iñaki Urdangarin ha precipitado la salida de la foto no sólo del cuñado incómodo, sino también de su esposa, la infanta Cristina y, por extensión, de la infanta divorciada, Elena. La limitación de la Familia Real al «núcleo duro» de los Reyes, los príncipes herederos y sus hijos es una política de otras coronas europeas, tanto por razones de economía y austeridad como para apartar a las «ovejas negras». Esta intención reduccionista se plasmó de forma gráfica hace un par de semanas, de la mano de la renovación de la página web de la Zarzuela.

La foto que uno veía nada más acceder a la web, la de la Familia Real al completo —ya sin Marichalar, pero aun con Urdangarin— era reemplazada por la del Rey, el príncipe de Asturias y la infanta Leonor, tres generaciones Borbón y las tres personas que representan el presente y el futuro de la monarquía española, ahora que vive sus momentos más críticos. En esa «imagen de marca» habían salido de la foto las consortes, la reina Sofía y la princesa Letizia, pero la entrada en la cuarentena de la experiodista el pasado sábado ha servido para darle un protagonismo tal que algunos cortesanos se han soliviantado.

En el estudiado reportaje fotográfico que la Casa del Rey distribuyó con tal motivo —y que muchos ven muy del estilo ¡Hola!— aparece la familia Borbón-Ortiz completa pero es ella la que destaca (también con retratos individuales). ¿Por qué? Porque los responsables de rehacer la maltrecha monarquía son conscientes de su tirón (las revistas, nacionales y extranjeras, la adoran) y de que la imagen del futuro rey pasa por la de ella.

Leonor «debuta» como futura reina

Leyendo entre píxeles en las últimas fotografías oficiales de la Casa del Rey se aprecia otro giro. La infanta Leonor, la hija mayor de los príncipes de Asturias, «debuta» como futura reina. Su aparición, en la nueva imagen de la monarquía española, junto a su padre y su abuelo, así lo atestigua. Leonor, de seis años, es la segunda en la línea de sucesión a la Corona, por detrás de Don Felipe y por delante de Doña Elena. Perdería este lugar en el orden dinástico, sin embargo, si la princesa Letizia —muchas mujeres son madres cumplidos los 40— tuviese un tercer hijo, y éste fuese varón. La voluntad real y gubernamental —y los partidos políticos están de acuerdo— es que, aun en ese supuesto, Leonor suceda un día en el trono al futuro Felipe VI. Pero para ello sería necesario modificar la Constitución. Hay tiempo, suele decir el príncipe. s.g. valencia