08 de agosto de 2018
08.08.2018
Investigación

Las vacas lecheras están dispuestas a esforzarse para recibir un cepillado

Científicos canadienses y polacos han comprobado que la motivación aumenta por la recompensa

08.08.2018 | 18:53
Una vaca lechera.

Científicos canadienses y polacos han descubierto que las vacas lecheras se ven altamente motivadas a realizar un esfuerzo si, a cambio, consiguen un cepillado de aseo individual.

En su artículo publicado en la revista Biology Letters, el grupo integrado por investigadores de la Universidad de Columbia Británica y la Universidad de Ciencias de la Vida de Varsovia, describe los experimentos que llevaron a cabo con vacas lecheras y un cepillo grande y lo que encontraron.

Aunque parezca que las vacas en un campo no hacen más que quedarse de pie comiendo o masticando, también hacen otra cosa: se frotan virtualmente con cualquier objeto que puedan encontrar, como árboles, postes de cercas e incluso un tractor si la oportunidad surge. Se frotan como parte del aseo: la exposición a los elementos puede causar picazón en la piel.

Frotarse no solo les hace sentir bien, sino que ayuda a eliminar la suciedad, las heces y los insectos, y tal vez reduce el estrés. Desafortunadamente, las vacas lecheras no deambulan por los pastos que tienen lugares para frotarse; se las guarda en el granero la mayor parte del tiempo, donde no tienen forma de dedicarse al arreglo personal. Señalando que debe ser frustrante para las vacas, los investigadores organizaron un experimento para determinar si un cepillo grande y giratorio podría ayudar.

Después de notar que las vacas de prueba parecían disfrutar empujándose contra el cepillo, los investigadores organizaron un experimento para medir cuánto disfrutaban. El experimento consistió en entrenar a varias vacas lecheras para empujarlas contra una puerta y abrirlas, lo que les permitió acceder a una de tres opciones: un recinto vacío, un cubo de alimento o el cepillo gigante. También arreglaron la puerta para requerir diferentes cantidades de empuje para pasar. Después de probar varias vacas con su puerta, los investigadores descubrieron que presionaban tanto para obtener acceso al cepillo como lo harían para la alimentación.

También descubrieron que la mayoría de las vacas no estaban dispuestas a trabajar arduamente para obtener acceso al recinto vacío. Los investigadores concluyen sugiriendo que el cepillo parece ser una opción viable para permitir que las vacas lecheras se acicalen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine