12 de julio de 2019
12.07.2019
El comentario del tiempo

Tafalla, otra vez la misma historia

12.07.2019 | 04:15
Tafalla, otra vez la misma historia

Hace unos días las imágenes de las calles de Tafalla (Navarra) convertidas en ríos daban la vuelta al mundo. Una tormenta estática dejó más de 120 l/m2 en muy pocas horas en las localidades de los alrededores, provocando una crecida súbita del río Cidacos. Murió una persona arrastrada por el agua. No han tardado en salir algunas personas que directamente culpan al cambio climático de esta tragedia. He leído también críticas muy duras hacia AEMET por parte de representantes políticos de la zona, y eso que los avisos estaban activados y en la previsión se advertía de probables tormentas localmente intensas.

Sí, las precipitaciones intensas están aumentando como consecuencia del cambio climático, y eventos de lluvias de alta intensidad horaria como el que se produjo en Tafalla y alrededores tienden a ser más frecuentes. Tampoco los modelos estuvieron del todo acertados, pero a pesar de la gran mejoría experimentada en los últimos años, aún queda mucho recorrido para poder prever trombas de agua tan localizadas, intensas y de carácter excepcional. En estos casos, los avisos oficiales van cambiando en función de la observación y del nowcasting (sobre la marcha).

AEMET no pudo hacer mucho más. Pero es fácil hablar sin saber, en España hay muchos expertos del tiempo. Sin embargo, todo el mundo ha mirado al cielo, y muy pocos se han fijado en el suelo. Después de la tragedia, procedí a consultar la cartografía de zonas inundables y confirmó mis sospechas: la parte nueva de Tafalla se encuentra en la llanura de inundación, entre el Cidacos y un barranco, por lo que existía riesgo de inundación en caso de precipitaciones extraordinarias. ¿Por qué se exige responsabilidades a AEMET y no a las personas que permitieron construir en zonas inundables? De nuevo los efectos de las lluvias se vieron agravados por una mala ordenación territorial, tal y como sucedió hace unos meses en Cebolla (Toledo) o en el noreste de Mallorca. No se pueden levantar las ciudades, pero la mayoría de la población desconoce que muchos pueblos y ciudades de España se han expandido a costa de ocupar barrancos y otros terrenos proclives a inundarse. La educación ambiental juega un papel fundamental para intentar evitar que siga muriendo gente. También les recomiendo que consulten la maravillosa cartografía de zonas inundables que tenemos a nivel nacional y autonómico. Por desgracia, la catástrofe de Tafalla no será la última de una lista muy larga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook