27 de junio de 2020
27.06.2020
Levante-emv

La violencia del viento en invierno y en verano en latitudes medias

27.06.2020 | 00:13
La violencia del viento en invierno y en verano en latitudes medias

El viento puede ser violento en invierno y en verano en las latitudes medias pero a menudo lo es con tipos de tiempo bastante diferente. No siempre el denominador común de los vientos es el gradiente bárico fuerte en superficie. A veces en verano el gradiente bárico es débil pero hay fuertes vientos, en cambio en invierno casi todas las ventadas son producidas por un gradiente isobárico importante entre dos zonas o dos puntos relativamente cercanos. En invierno las advecciones anticiclónicas o las bajas profundas son las situaciones sinópticas más favorables para la génesis de fuertes vientos. A menudo el cielo está despejado durante los grandes vientos en invierno o con nubes altas, sin precipitación, son situaciones que a menudo dan efecto foehn a sotavento de las cordilleras. En verano son las situaciones con bajas presiones, inestables pero con cielos más nubosos las que dan vientos más fuertes, son las asociadas a los tornados y en algunas áreas cercanas a latitudes subtropicales (38 ºC) los ciclones tropicales. Igualmente como en primavera y en verano en la zona del corredor de los tornados en Estados Unidos da los grandes vientos con cielos cubiertos, es un tiempo severo, ya que a menudo va acompañado de granizadas y lluvias intensas. En verano y en primavera y en otoño las tormentas a menudo están asociadas con desplomamientos de aire frío importante, como consecuencia del fuerte contraste térmico vertical, con fuerte inestabilidad. Hay los "esclafits" y los tornados, mangas marinas como fenómenos asociados a estas tormentas severas. Estos vientos fuertes se dan con cielo cubierto y con nubes desarrollados, mientras que a menudo los vientos huracanados de invierno se pueden dar con cielo despejado o pocas nubes y no demasiado desarrollados. Un indicio de fuerte viento en invierno son los altocúmulos lenticulares, que se producen por la ondulación del viento al atravesar una cordillera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook