Ha vuelto a suceder esta mañana y ocurre cada vez que esta cadena de supermercados saca a la venta de uno de sus productos estrella: un robot de cocina.

Las redes sociales se han vuelto locas comentando las largas colas y el madrugón que se ha dado mucha gente para ir a comprar el robot de cocina del supermercado Lidl. Tras anunciarlo hace una semana a través de sus canales de comunicación, la empresa alemana ha vuelto a poner en sus estantes el Monsieur Cuisine Connect, la versión mucho más económica de la archiconocida Thermomix (con un precio de 359 euros frente a los más de mil que cuesta la de la primera marca), lo que provoca que se convierta en un preciado objeto de deseo sobre todo en estas fechas navideñas.

La cadena alemana lanza unidades limitadas por establecimiento, lo que desata la locura entre aquellos que quieren hacerse con uno de estos robots de cocina llegando a hacer colas de varias horas de espera en la puerta de las tiendas.

Este sábado además han lanzado una versión mini de Monsieur Cuisine por 29,99 euros pensado para niños funciona como un juguete (evitando complementos peligrosos) y que pretende despertar la afición por la cocina de los más pequeños.

Por supuesto las unidades se han agotado a las pocas horas.

Cabe recordar que Lidl se encuentra inmersa en un proceso judicial tras la denuncia por parte del grupo creador de Thermomix, el también alemán Vorwerk, que acusa a la cadena de supermercados de plagiar su máquina.