Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una nueva sentencia otorga un permiso adicional a una familia monoparental

Beatriz Fernández, junto a su hija Lúa

Beatriz Fernández, junto a su hija Lúa

La redondelana Beatriz Fernández tuvo ayer una jornada especial difícil de olvidar: celebró su primer Día de la Madre con su hija Lúa. Esta profesora de Educación Física en Canarias lo festejó ahondando en una reivindicación: que las familias monoparentales tengan los mismos derechos que las biparentales (dos progenitores). La lucha no es sencilla. En su caso, tuvo que interponer una demanda. Al final, un juez le ha reconocido su derecho a disfrutar de un periodo adicional de prestación por maternidad, en total 28 semanas: 16 semanas por ser madre y 12 a mayores por maternidad (en solitario) sobre las ya reconocidas. Es la segunda vez que se emite una sentencia favorable en este sentido en Galicia. La primera, en Ourense.

En el caso de Beatriz, se trata de 12 semanas y no de 16 porque Lúa nació en noviembre de 2020, antes de que se igualasen las prestaciones entre madres y padres (cuatro meses para cada uno), modificación aplicable desde comienzos del presente ejercicio de 2021.

La sentencia a favor de esta joven redondelana fue dictada por el Xulgado do Social número 1 de Vigo el pasado mes de abril. En el auto, se recoge que –al tratarse de una familia monoparental formada por la profesora y su hija– solicitó del Instituto Nacional de la Seguridad Social “que le reconociesen también el permiso que correspondería al otro progenitor, siéndole desestimada la reclamación (...) porque la legislación vigente no contempla la posibilidad de disfrutar el permiso correspondiente al otro progenitor”.

Sin embargo, el juez considera que la “demanda debe acogerse” porque “como señala el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en su sentencia de 6 de octubre de 2020, no reconocer el derecho supondría una discriminación hacia la mujer porque ella constituye con sus hijos la inmensa mayoría de las familias monoparentales”.

“No reconocer el derecho supondría una discriminación”, señala el juez

La sentencia –la segunda en Galicia que da la razón a una madre soltera en la reclamación de un permiso de maternidad adicional– añade que “la conciliación supone la integración de la maternidad y el trabajo” y que “el mundo del trabajo no queda al margen de la realidad biológica, debiéndose buscar fórmulas que congenien la realidad de la persona y la de los ciclos productivos”.

Es más, recalca que optar por constituir un hogar monoparental no implica “un vínculo diferente de filiación determinante del cuidado y atención del menor así como de sus propios derechos”.

Como muestra, recuerda que “recientemente la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial avaló que una magistrada que tenía una familia monoparental disfrutase su permiso y el del ‘inexistente’ padre de su hijo”.

El INSS, Instituto Nacional de la Seguridad Social, ha –por una parte– recurrido la sentencia, por otra remitió a Beatriz Fernández (la madre soltera demandante) un certificado en el que comunica que dará cumplimiento a la sentencia iniciando el trámite para el abono de la prestación reconocida por el juzgado.

¿Niños de segunda?

“En general, en España, los permisos de maternidad y paternidad son intransferibles. En familias biparentales, el niño tiene derecho a ocho meses de cuidado más uno de lactancia pero en mi caso, que soy familia monoparental, no se contempla eso y mi hija solo tiene derecho a cuatro meses de cuidados”, explica Beatriz Fernández. “Esto –añade– convierte a las hijas e hijos de familias monoparentales en niños de segunda, sin los mismos derechos” tal y como está a día de hoy la ley.

Como resultado, esta diferencia incide de diferentes formas. “Incrementa el gasto que supone la conciliación además del problema pedagógico porque mi hija no puede estar con su progenitora. Esto revierte en un mayor gasto en guardería, en servicios de canguros... Yo creo que mi hija tiene derecho a los mismos tiempos de cuidados que los hijos de las familias biparentales”, defiende Fernández Blanco quien imparte clases de Educación Física en un instituto de la isla canaria de El Hierro.

“Yo animo a la gente a que denuncie, cuantos más denuncien, mejor. Hay que hacer un desembolso económico por el juicio pero compensa. Yo apelo a los diferentes ministerios para que subsanen esta anomalía”, solicita la madre soltera Beatriz Fernández, quien ha logrado que un juez en Vigo le otorgue 12 semanas más de permiso.

“Yo me animé a presentar la demanda porque había una, tan solo una, sentencia favorable de una abogada del País Vasco, (después llegaría otra en Galicia) también familia monoparental que decidió denunciar al Instituto Nacional de la Seguridad Social. El juez lo estimó pero el INSS recurrió. Ahora mismo, hay más sentencias favorables pero la Seguridad Social las recurre todas”, explica Fernández.

Esta madre explica que no todas las personas demandaron a través de un abogado. “Alguna gente denuncia a través de sindicatos o de asociaciones como Madres Solteras por elección”, aclara.

“En Canarias, donde trabaja como profesora interina en un instituto público en El Hierro, recurrí a los sindicatos y la administración. Intentaba que se incluyera esta demanda en la mesa de negociación para que se incluyese en el convenio laboral. La respuesta que me dieron venía a decir que era un juicio perdido, que era algo menor y no de primera línea cuando somos dos millones de familias monoparentales en España y el 84% de estas están formadas por mujeres”, explica.

Respecto al recurso del INSS a la sentencia favorable de Beatriz, la propia afectada reconoce que si el Instituto Nacional no recurriese “sentaría juridisprudencia, con lo cual todas las familias monoparentales podrían denunciar y sería un trámite rápido”.

“Lamentablemente, el INSS recurre todas las sentencias para que eso no pase. Si en la segunda instancia, yo pierdo, se perpetúa una discriminación. Afortunadamente, en mi caso, el juez hizo que la sentencia fuese ejecutiva”, de aplicación inmediata, apunta.

Compartir el artículo

stats