Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fauna

A Teresa Ribera se le encara el lobo

Principado, ganaderos y partidos juzgan excesivo el plan de la Ministra para proteger al cánido y los ecologistas lo llevarán al Juzgado por insuficiente

Un lobo

Un lobo

La 'guerra' del lobo se recrudece. La decisión del Gobierno central de publicar el proyecto de orden ministerial que incluirá al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), a más tardar, el 25 de septiembre, ha soliviantado tanto a los partidarios como a los detractores de esa medida. Con diferentes argumentos, todos critican con dureza a la ministra Teresa Ribera.

El consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, defendió en Llanes el Plan de Gestión del Lobo del Principado “en todos sus términos, incluidos los controles poblacionales”. Cree que es “el modelo a seguir”. Indicó que ahora toca evaluar la orden ministerial, “porque parece que deja claro en su declaración de intenciones que los planes de gestión no cinegéticos tendrán cobertura, pero debemos de asegurarlo jurídicamente”. Añadió que se mantendrá la posición conjunta con las otras comunidades del Noroeste, que también rechazan proteger al lobo en toda España.

Los ganaderos alegarán contra los planes de Ribera, avanzó José Antonio García Álvarez, regidor de pastos de la Montaña de Covadonga. “Nos mosquea el doble lenguaje del PSOE aquí y en Madrid, pero nos parece más coherente la postura del Principado. Si triunfan sus tesis, Teresa Ribera acabará de matar a la ganadería en extensivo”, alertó. Confía en que finalmente impere “el sentido común” y que se mantengan los controles de población del lobo en Asturias.

Los ecologistas, por al contrario, ven insuficiente el proyecto ministerial y lo califican de “engaño manifiesto”, porque “va a permitir la barbaridad de proteger al lobo y, a la vez, dar vía libre a la continuidad de su muerte”, señalo el presidente de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel), Ignacio Martínez, que anunció recursos en los tribunales.

Alba Álvarez (PSOE) ve “imprescindible” alcanzar “los consensos que permitan que Asturias pueda desarrollar su plan de gestión del lobo con las máximas garantías jurídicas, haciendo compatible la protección de la especie con la defensa de nuestra ganadería extensiva”. Reclamó “la existencia de un presupuesto específico para apoyar a la ganadería extensiva en las zonas con presencia del lobo”.

Javier Brea (PP) juzgó “incomprensible” y “una total arbitrariedad” la inclusión del lobo en el Lespre. También es “una deslealtad, una insensatez, un sinsentido y un auténtico disparate”, porque el Ministerio abre “una guerra que seguramente acabará en los tribunales y tendrá consecuencias imprevisibles y costes económicos inasumibles”. Exigió al Gobierno del Principado que plante cara “con todos los medios a su alcance al Gobierno de Sánchez para frenar este golpe al campo”.

Sergio García (Cs) cree que la medida supondrá “la estocada final a la actividad ganadera en Asturias”. Y añadió: “El PSOE sigue engañando a los ganaderos asturianos, la defensa de sus intereses es inexistente y esto nos demuestra el escaso peso que tiene Asturias en las decisiones que se toman en Madrid”.

Ovidio Zapico (IU) admitió que la protección del lobo es “imprescindible”, pero subrayó que “no es lo mismo la situación de este animal en Asturias, Galicia y Cantabria, que en Valencia. No podemos compartir una medida como ésta, más sin que se resuelvan problemas importantes para el sector agroganadero tradicional”, añadió. Resaltó su apoyo a la continuidad del Plan del Lobo.

Adrián Pumares (Foro) acusó a Ribera de “actuar de manera unilateral” y de “mentir a las organizaciones agrarias”. Exigió que se retire el proyecto que busca dar mayor protección al lobo, y buscar “el consenso y el acuerdo con los agentes implicados, y también con las comunidades autónomas”.

Ignacio Blanco (Vox) señaló que la protección del lobo es “un ataque directo a nuestros ganaderos, que protagonizan el PSOE, Podemos e IU, que gobiernan a nivel nacional y promueven esta demolición definitiva de la ganadería extensiva en Asturias”. Resaltó que la ministra Ribera comparte partido con el presidente Adrián Barbón, “que no deja de ser un complaciente espectador del ataque constante de su partido a los intereses de los asturianos”.

Este periódico no pudo obtener la valoración de Podemos.

Compartir el artículo

stats