Estados Unidos está a punto de anunciar la existencia de un vínculo entre la vacuna contra el covid-19 de Janssen, filial de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, y el síndrome de Guillain-Barré, en el que el sistema inmune ataca los nervios, según han adelantado este lunes medios de comunicación estadounidenses.

El aviso, que aún no se ha hecho oficial, será emitido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), la agencia gubernamental que se encarga de aprobar el uso de nuevos fármacos, vacunas y otros productos relacionados con la salud pública.

Según 'The New York Times', que cita a fuentes familiarizadas con el asunto, la FDA ha llegado a la conclusión de que la probabilidad de desarrollar el síndrome Guillain-Baré es entre tres y cinco veces mayor en las personas que han recibido la vacuna de Janssen.

De los 12,8 millones de personas que han recibido la vacuna de Janssen en EEUU, unos cien podrían haber desarrollado síntomas, de acuerdo a 'The Washington Post'. La mayoría de los afectados han empezado a presentar síntomas dos semanas después de la inmunización y en la mayoría de los casos el perfil era un hombre mayor de 50 años.

No existen datos que muestren un patrón similar entre quienes recibieron la vacuna contra el covid-19 de Moderna o Pfizer, que solo en EEUU han administrado ya más de 321 dosis.

Trastorno del sistema inmunológico

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco común del sistema inmunológico que causa inflamación de los nervios y puede provocar dolor, entumecimiento, debilidad muscular y dificultad para caminar.

La vacuna de Janssen, que consta de una sola dosis, ya sufrió un contratiempo en abril cuando las autoridades estadounidenses interrumpieron su distribución después de que se detectaran seis casos de trombosis cerebral en mujeres menores de 48 años que habían recibido la vacuna, de las que una falleció.