Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas variantes del covid que están por llegar

Sanidad tiene identificadas más de diez cepas de alto impacto y la Comunitat Valenciana es idónea para su transmisión al ser un polo de tránsito turístico

Pasajeros en el aeropuerto de Alicante-Elche, en una imagen reciente. / PILAR CORTÉS

Hasta la fecha se han identificado hasta diez variantes distintas del covid y otras dos que todavía no tienen nombre oficial, según informa el Ministerio de Sanidad. Y la Comunitat Valenciana no va a ser menos en acoger parte o casi todas esas distintas cepas, principalmente por dos motivos: porque somos un territorio receptor de turistas internacionales, principalmente de Europa, pero con una gran pluralidad de residentes del norte de África y de países latinoamericanos (además de nacionales) y, segundo, porque ayuda a la transmisión que nos relajemos en las medidas de distanciamiento e higiénico-sanitarias.

Esto último es lo que llevó a principios del mes de julio al gobierno de la Generalitat a decretar nuevas restricciones «contundentes». La expansión de la variante Delta contribuyó a la toma de esa decisión. La Delta, que se considera ahora la dominante en la Comunidad Valenciana, y más que en ningún otro territorio de España, representó probablemente el 96,4% de los casos detectados en la semana del 19 al 25 de julio, que son los últimos datos que se han hecho públicos al respecto.

La variante Delta se expandió por India y es mayoritaria en Reino Unido en el momento actual. De ahí, la expansión por diversos países europeos, incluida España, incluida la Comunitat Valenciana, fue imparable.

«De Navidades a aquí la variante Delta se notó y la Lambda va a entrar seguro, pero ya nadie habla por ejemplo de la variante Sudafricana», reflexiona Mario López, profesor de Microbiología de la Universidad Miguel Hernández (UMH), quien señala que una sucederá a otra, hasta que se convierta en mayoritaria y, posteriormente sea sustituida por otra, y así de nuevo.

Las variantes de mayor impacto son aquellas más transmisibles, más virulentas o que pueden escapar, total o parcialmente, al efecto de los anticuerpos adquiridos tras infección natural o vacunación

decoration

La Lambda, que a priori parece que será la próxima variante en predominar, inició su expansión en Perú en los meses de mayo y junio y también saltó a otros países sudamericanos como Chile o Argentina. «Si tiene más capacidad de infección va a prevalecer sobre el resto y va a haber más variantes», expresa Mario López.

¿Si es más o menos letal? La profesora de Salud Pública de la UMH y exdirectora de Sistemas sanitarios de la OMS Mila García Barbero recuerda que el cuerpo de cada persona no es un coche que sale igual de fábrica. «No todos los tornillos encajan. Depende de los transmisores. Hay muchas personas asintomáticas que portan el virus. Al principio los casos suelen pasar desapercibidos, como ocurrió con la Delta y la Épsilon. Y hasta que no haya determinaciones genéticas no se puede saber si ya está aquí (en la provincia) la Lambda», manifiesta, al tiempo que recuerda que, por otro lado, no sabemos todavía cuánto durará la inmunidad de las vacunas.

El caso es que los científicos tienen identificadas ahora mismo más de diez cepas que preocupan de cara a la salud pública. La Alfa fue predominante en Europa y otros países como Israel. Actualmente está cediendo parte del nicho ecológico a otras variantes. La Beta arrancó en el cono sur africano, con casos en numerosos países europeos, pero no ha llegado a desplazar a otras variantes. Por su parte, la Gamma es predominante en América del Sur, especialmente en Brasil, como la variante Zeta, y presenta una baja incidencia en Europa.

Las cuatro variantes de las más de diez identificadas que sobre todo más preocupan ahora mismo por su alto impacto son la Alfa, Beta, Gamma y Delta

decoration

La Épsilon apareció en noviembre en California y hay escasos casos en países europeos. Dinamarca, Países Bajos, Noruega, EEUU, y Canadá cuentan casos de la variante Eta, mientras que la variante Iota ha tenido una rápida expansión en el área metropolitana de Nueva York.

La Kappa se localizó en India, pero importada de otros países y hay otras dos variantes que no están bautizadas aún si no es solo con un linaje técnico y que se vinculan a Reino Unido y Colombia.

Diego Torrús, médico de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital General Universitario de Alicante y profesor asociado del área de Parasitología de la UMH, cree no obstante que la variante Lambda, que se ha detectado ya en la vecina Baleares, no será la dominante, al menos a corto plazo. «Dependerá también de la facilidad con la que se transmite de persona a persona y del grado de evasión que tenga a la respuesta inmune generada por las vacunas que se están administrando aquí», manifiesta.

Compartir el artículo

stats