Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un joven valenciano de 17 años, ingresado por una miocarditis tras ponerse la segunda dosis

El chico recibió la vacuna el pasado miércoles y el viernes por la tarde comenzó a sentir dolor en el pecho - Deberá estar seis meses prácticamente a reposo total, según los médicos

Un joven recibe una dosis de la vacuna, en una imagen de archivo. / INFORMACIÓN

La Conselleria de Sanidad ha notificado al sistema de farmacovigilancia el caso de un joven de 17 años ingresado en el Hospital General de Alicante por una miocarditis posiblemente atribuida a la vacuna frente al coronavirus. El chico recibió la vacuna el pasado miércoles y el viernes por la tarde comenzó a sentir dolor en el pecho «y sensación de que le ardía», según detalla Ana, nombre figurado con el que su madre prefiere guardar su identidad . 

Como los síntomas no remitían, el sábado la familia decidió llevarle a Urgencias del Hospital General de Alicante. «Los médicos le hicieron un electro que salió muy alterado y una analítica que también salió mal». El chico quedó ingresado y una posterior ecografía «confirmó que se trataba de una miocarditis». Aunque su estado no reviste gravedad, sigue ingresado «y los médicos nos han dicho que por lo menos tendrá que estar seis meses prácticamente a reposo total para que la inflamación remita y después un largo periodo de tiempo en seguimiento por los cardiólogos». El sistema de farmacovigilancia estudiará el caso en profundidad y decidirá si se trata de una reacción adversa a la vacuna.

La miocarditis es una inflamación del tejido muscular del corazón, que en casos extremos puede llevar a que este órgano no bombee bien y provocar arritmias cardiacas. La miocarditis se produce generalmente por infecciones víricas, aunque, según el Ministerio de Sanidad, «puede aparecer junto a la pericarditis (inflamación del pericardio) muy raramente tras la administración de las vacunas de Pfizer y de Moderna». 

Estos cuadros se presentan principalmente en hombres jóvenes, después de la segunda dosis de estas vacunas y en los 14 días siguientes a la vacunación. La evolución, añade el Ministerio, es similar a los cuadros de miocarditis y pericarditis que aparecen por otras causas, generalmente de buena evolución. Las autoridades sanitarias recomiendan a los ciudadanos que acudan al médico si en los días siguientes a recibir la vacuna apareciese dificultad para respirar, palpitaciones que pueden acompañarse de ritmo cardiaco irregular y dolor en el pecho. Hasta el 31 de mayo, se han notificado en la Unión Europea 145 casos de miocarditis y 138 casos de pericarditis en personas vacunadas con Pfizer, así como 19 casos de miocarditis y 19 casos de pericarditis tras la vacunación con Moderna.

Pese a este contratiempo, Ana lo tiene muy claro y vacunará a su hija pequeña este miércoles, «porque es algo que tenemos que hacer, aunque es bueno que conozcamos todos los riesgos que se corren». En el mismo centro sanitario hay otro paciente ingresado con síntomas similares tras haber recibido la vacuna, aunque desde Sanidad señalan que el caso aún está en estudio «y ni siquiera se ha concluido que se trate de miocarditis».

Compartir el artículo

stats